Picamos entre horas y desayunamos más tarde con la "nueva normalidad"

Responsive image

16-10-2020 by Anna León 
El escenario dibujado por la crisis sanitaria implica cambios en los hábitos de consumo que pasan por comer más en casa, tomar desayunos más completos y aumentar la ingesta de snacks y otros alimentos de picoteo
 

Nos hemos vuelto más caseros. La pandemia ha afectado a la movilidad de buena parte de los ciudadanos, quienes se han visto obligados a trabajar desde casa. Si no tenías un despacho propio, seguramente has tenido que improvisar sobre la marcha, aunque este no es el único cambio de la "nueva normalidad". Al pasar más horas en casa, hemos adquirido una serie de hábitos que han afectado a nuestra forma de consumir y relacionarnos con los demás.

Comemos más en casa

Según la consultora Kantar, a pesar de que mantenemos la fecuencia habitual de comidas desde que se instauró la "nueva normalidad" -alrededor de 28 ingestas semanales por persona (4 al día)-, sí es cierto que comemos más en casa y menos en bares, restaurantes y locales similares. En este sentido, la consultora contabiliza 10,8 millones de nuevas comidas semanales en casa en todo el país. Ello se debe a la implantación del teletrabajo, cada vez más popular, el mayor número de personas en casa y la reducción drástica de encuentros y reuniones en locales públicos. Socializamos de otra manera, reservando nuestro tiempo a nuestros seres queridos más cercanos.

picamos-entre-horas-y-desayunamos-mas-tarde-con-la-nueva-normalidad

Al comer más en casa, ahora cocinamos un 6,4% más entre semana; mientras que las ingestas en restaurantes y otros establecimientos se han reducido un 32,4%. Ello también explica el buen momento que atraviesa el delivery (reparto de menús a domicilio) que ha crecido un 31,5% respecto al mismo periodo del año anterior. Para hacerse una idea, 6 de cada 10 ingestas en casa, se realizaban en establecimientos de restauración antes de que empezara la crisis.

Aunque pasamos más horas en casa, eso no significa que tenemos más tiempo, ganas o sabemos cocinar mejor. En consecuencia, estamos recurriendo al delivery o reparto de menús a domicilio y a la compra de platos preparados, semipreparados o snacks. Aun así, un 48% de los hogares encuestados asegura que cuenta con tiempo suficiente para cocinar, lo que significa un aumento del 4,6% versus los mismos periodos del año 2019", ha afirmado Edurne Uranga, Consumer Director en Kantar, división Worldpanel.

picamos-entre-horas-y-desayunamos-mas-tarde-con-la-nueva-normalidad

Picamos más entre horas

El desayuno es otra de esas ocasiones en las que ha impactado el teletrabajo: se han perdido 5,9 millones de tomas semanales. Además, los desayunos son más tardíos y completos desde que no nos desplazamos a la oficina.

Por otro lado, nos hemos aficionado al picoteo entre horas (concretamente 6,3 millones de tomas semanales más), aunque elegimos productos distintos a ls que ingeríamos fuera o cogíamos para llevar. La "nueva normalidad" también ha motivado que tomemos algún extra a media mañana (5% más) o merendemos en nuestro hogar. "El snacking en casa aún tiene recorrido para crecer y compensar, de alguna manera, las raciones que tomábamos fuera", ha asegurado Marcel Gomila, Usage Manager en Kantar, división Worldpanel.

Más barbacoas

Pese a las restricciones y nuevos hábitos adquiridos, el informe demuestra que todavía quedamos con la gente, aunque con menos frecuencia. Buena parte de esos encuentros se hacen en casa, donde ofrecemos menús elaborados, a los que dedicamos más tiempo de preparación. Las barbacoas han resurgido con fuerza y ya son la excusa perfecta para quedar y no perder el contacto con aquellos amigos a los que vemos menos a raíz de la crisis.