Cambio de armario, la eterna pesadilla (que nos encanta)

Responsive image

16-10-2020
En este raro y anómalo 2020 no nos vamos a librar de una cosa que siempre llega cuando surgen los primeros fríos y lluvias: el cambio de armario. Pero tranquila, vamos a proponerte una serie de consejos y trucos para que se convierta en algo divertido.
 

Cada otoño pasa igual. Empiezan a bajar las temperaturas, los días se acortan, por las mañanas hace fresquete y necesitamos algo más que una sudadera, los colores claros y vivos empiezan a cambiarse por otros más oscuros y apagados….. ¡Y llega el temido momento del cambio de armario! Pero de esta vez no pasa. Además de darles un toque estilístico nuevo y con otra forma diferente a cómo ubicamos la ropa de verano, nos servirá también para ordenar y almacenar todo mejor, y, sobre todo, deshacernos de estas prendas, accesorios o zapatos que no usamos. Así que, ¡se acabaron los "por si acaso"! Es hora de tener optimizado el espacio y tener solo aquello que vamos a usar, para así poder dejar espacio a las nuevas prendas de temporada a las que seguro que no vamos a poder resistirnos.

El primer paso es el más complicado: sacar toda la ropa y decidir en qué montón la pones. En el de la ropa que vas a usar, en el montón de la indecisión o en el de lo que vas a tirar. Seguro que no necesitas todo y encuentras más de una prenda que hace tiempo que no te pones. Es el momento de eliminarla definitivamente de nuestras vidas. Además, piensa que puedes darle una segunda oportunidad. Puedes donarla o aprovechar las apps de venta de ropa (como Vinted o Wallapop), y sacarte un dinerito extra, a la vez que contribuyes a la economía circular, tan en boga últimamente.

7 consejos para tenerlo todo ordenado

No desesperes, pero como al final, y con los consejos que te proponemos, la tarea será mucho más entretenida de lo que pensabas.

- En el armario solo debe estar lo que vayamos a utilizar en el momento actual. Puedes aprovechar el cambio de ropa para crear secciones en las que irá cada cosa. Así sabrás dónde está y no tendrás las cosas mezcladas.

- Perchas: es mejor que las perchas sean todas igual, así dará sensación de orden y limpieza. Los ganchos deben mirar hacia adentro, para que te resulte más cómodo colgar y descolgar la prenda.

- Coloca la ropa por estilo y color, pues te será más sencillo encontrar lo que buscas. Y por tamaño: los vestidos largos en la zona despejada y las camisas sobre la cajonera.

- Una prenda por percha: así se arrugará menos después de planchada y, de un vistazo, tendrás todo a mano. Si colocas toda la ropa en la misma dirección, la sensación de amplitud es mayor.

- Respeta el espacio del armario. No intentes comprar todo el catálogo de prendas de tu tienda favorita y luego tratar de emular sus escaparates en casa. Cuantas menos cosas tengas, más las usarás y más agradable te resultará abrir el armario.

- Organiza por categorías: en un lado los pantalones, en otro las faldas, en otro las blusas y así con todas tus prendas.

- Los burros como elemento decorativo. Aparte de ser un complemento al armario para colgar chaquetas o abrigos, los burros se han convertido en un formato diferente de ordenar y darle otro estilismo a la habitación. Eso sí, opta por modelos sencillos y sin muchos adornos.

cambio-de-armario-la-eterna-pesadilla-que-nos-encanta