Internet y trastornos alimentarios: ¿cómo detectarlos a tiempo?

Responsive image


Proliferan retos en la red que fomentan la delgadez extrema como #A4Paperchallenge o el #iphone6challenge. Asimismo, en en Instagram existen 5,8 millones de fotos publicadas con la etiqueta #anorexia.
 

El boom por el uso de filtros, unido a los cientos de perfiles en redes sociales que abusan de los retoques para reducir centímetros de su cuerpo y la presión social existente sobre la imagen corporal ha provocado un incremento de los Trastornos de la Conducta Alimentaria (TCA). Sobre todo entre los más jóvenes. Un estudio de la Universidad de Aston (Birmingham) afirma que los usuarios de las redes sociales modifican su dieta en relación con lo que comen los perfiles a los que siguen. Además, las personas que más tiempo pasan en redes sociales tienen más problemas con su imagen y sus hábitos de consumo, según la Escuela de Medicina de la Universidad de Pittsburgh.

La anorexia, la bulimia nerviosa y el trastorno por atracón son los principales trastornos del comportamiento alimentario que ponen en riesgo su salud física y mental. De hecho, el 11% de los jóvenes españoles podría sufrir algún tipo de trastorno alimentario, según un estudio de la Asociación Contra la Anorexia y la Bulimia (ACAB). Pero no es la única cifra alarmante. Un informe de la Agencia de Calidad de Internet apunta a que existen casi cuatro millones de publicaciones en la red con las etiquetas #Ana (anorexia) y #Mía (bulimia), hashtags empleados por los afectados para compartir trucos o experiencias que ayuden a otros a adelgazar. A lo que se suman las 5,8 millones de fotos publicadas solo en Instagram con la etiqueta #anorexia.

Por este motivo, desde Qustodio, plataforma de seguridad y bienestar digital para familias, y coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Alimentación el pasado 16 de octubre, han analizado algunos de los síntomas más comunes que pueden ayudar a las familias a detectar a tiempo futuros problemas alimentarios. Vamos a repasarlos:

- Aumento del interés por su apariencia física: uno de los primeros indicios que vemos en los jóvenes es el deseo de obtener un físico diferente. Los cuerpos empiezan a cambiar y al no encontrarse seguros de sí mismos comienzan a obsesionarse con la ropa, no se ven bien con nada o comienzan a utilizar ropa demasiado ancha para disimular su figura.

- Cambios bruscos en el carácter: mayor irritabilidad, soberbia y menor comunicación y confianza en los padres. Los adolescentes tienden a huir de las conversaciones y mostrar síntomas depresivos.

- Ejercicio físico excesivo: practicar deporte es recomendable, pero el aumento de la exigencia y la cantidad de horas que invierten los adolescentes en ello puede indicar que están haciendo ejercicio físico de forma compulsiva y poco racional.

- Restricción en la ingesta de alimentos: evitar comer determinados alimentaos, revisar el número de calorías que ingieren a diario o, incluso, reducir de manera significativa la cantidad de comida y negando la sensación de hambre son síntomas que debemos tener en cuenta.

En este sentido, María Guerrero, psicóloga familiar experta de Qustodio, señala que es muy importante entender la gran influencia que ejerce Internet en las vidas de nuestros hijos "ya que todavía no se han formado una identidad. Por ello, hay que enseñar que una dieta saludable es lo más recomendable, haciéndoles llegar el mensaje de forma sencilla. Además, debemos ser conscientes de qué ven y qué búsquedas hacen porque la mayoría de las veces buscan información en Internet. Para ello, herramientas como Qustodio, que permiten revisar su historial, pueden ser de gran ayuda para una detección precoz".