Pon fin a las ojeras con estos trucos infalibles

Responsive image

by Merce Rey   
Si estás ya aburrida de mirarte al espejo y ver la presencia de unas pequeñas bolsitas debajo de tus ojos, propias de la falta de descanso, del estrés acumulado, de la propia genética, o incluso de llevar una dieta inadecuada, no tires la toalla porque puedes minimizar su aparición.
 

La piel que está debajo del contorno de tus ojos se caracteriza por su delicadeza, fragilidad y finura, por lo que requiere un protagonismo especial en cuanto a cuidados. Así, cada vez que no se duerme el tiempo necesario, una no se alimenta como debería, se padece una enfermedad renal, se realiza un sobre exceso de exposición solar, o la causa está en un factor hereditario, suelen aparecen las ojeras y las bolsas.

¿Cómo hago para diferenciarlas? Pues bien, las ojeras se producen cuando se oscurece el color de la piel de debajo del contorno ocular. Por su parte, las bolsas aparecen cuando se hincha el párpado inferior por la retención de líquidos o aparición de grasa en la zona. Estar sometida a episodios de estrés, dormir poco y mal, abusar del uso de pantallas, consumir tabaco, cafeína o alcohol en exceso, el envejecimiento natural de la piel, padecer dermatitis atópica, llevar una alimentación desequilibrada junto con la genética también pueden ser determinantes para su aparición.

En busca de la luminosidad

Para lucir una mirada más saludable, fresca y quitarte años de encima tan solo tienes que cambiar tus hábitos. Por ejemplo, si estás acostumbrada a descansar lo mínimo por las noches, combate esa fatiga visual, física y mental durmiendo 8 horas. Protege el contorno de tus ojos de los rayos del sol con gafas, sobre todo los que tienen un tono claro, ya que son más sensibles a la luz solar. Trátalos con mimo. Cuando te desmaquilles no los frotes ni aprietes. Basta con que utilices algodón o discos pasando sobre los párpados de forma suave, con delicadeza, para retirar los restos de maquillaje que pudiese haber en ellos. Lávalos con agua fría. Será una manera de espabilar por las mañanas, pero también una forma de mantener a raya tus bolsas, mientras que por la noche servirá para darle una tregua a tus ojos después de una dura jornada. Además, es una forma de disimular tus ojeras.

Si hidratas tu cara, tus manos y cuerpo, ¿por qué no ibas a hidratar también el contorno de tus ojos? En el mercado existe un amplio abanico de cremas para hacerlo. Asimismo, también hay correctores naturales que te ayudan a disimular los signos visibles del cansancio. Y como ocurre siempre, la alimentación influye en tu aspecto. Debes comer frutas y verduras, reduciendo el consumo de sal y beber mucha agua para que tu piel no acumule líquidos en exceso. Y combínalo con ejercicio diario, que no sólo hará que te sientas bien por dentro, sino también por fuera. Ah, y deja los malos hábitos a un lado.

Combátelas desde tu despensa

Una buena aliada en esta batalla contra las ojeras y bolsas es la manzanilla. Es una infusión natural con propiedades antiinflamatorias que te ayudará a relajar la parte inferior de los párpados. Prepara varias bolsitas de esta infusión. Una vez que estén frías, moja un algodón o discos desmaquillantes en ella y aplícalo con delicadeza sobre el contorno de los ojos. Mantenlo ahí durante diez minutos. Este remedio casero tendrás que hacerlo con frecuencia para notar los resultados. Otra opción puede ser aplicar pepino. Esta hortaliza previamente ha tenido que ser enfriada en la nevera. Corta dos rodajas y ponlas sobre los ojos entre diez y quince minutos. Un truco natural con el que hidratar y descongestionar esta parte de la cara. A la lista se une el hielo, que también tiene el cometido de bajar la inflamación. Para aplicarlo correctamente tendrás que envolverlo en un pañuelo o toalla de tela y dejarlo actuar durante unos minutos.

FOTO PRINCIPAL.: Photo by Kaitlin Swift on Unsplash.