Prepara bizcochos deliciosos y con cero azúcares

Responsive image

by Merce Rey   
Se trata de un alimento recurrente, sobre todo en estos momentos en los que hay que guardar las distancias sociales y perimetrales, fácil de hacer y que gusta a casi todos los públicos. Aunque claro, no todos son aptos para su consumo porque incluyen azúcar en abundancia. Lo mejor es que si te apetece darte el gustazo de comer un rico bizcocho lo hagas, pero en vez de preparar los clásicos con yogur de limón o con cacao, ¿por qué no elaborar unos más originales y saludables?
 

Un bizcocho sin azúcar no tiene por qué ser un bizcocho aburrido e insípido. No se trata de vetar el azúcar para siempre, sino de consumirlo con moderación. Y si además le puedes aportar un toque distinguido no elaborando la misma receta de siempre, pues mejor que mejor, ya que recrearás tu vista y contentarás tu estómago. Poco el té matcha se ha ido haciendo un hueco en nuestras vidas, en forma de infusión y como un ingrediente más en los dulces. El bizcocho de té matcha es una propuesta original y exótica en tono verdoso con toda la esponjosidad de siempre. Es ideal para consumir durante el desayuno o la merienda.

Bizcocho de té matcha

Ingredientes

  • Dos huevos.
  • 62,5 ml de aceite girasol.
  • 125 ml de leche de almendras.
  • Una tacita de harina.
  • Una cucharada de té matcha.
  • Una cucharada de levadura de repostería.
  • Una pizca de sal.
  • Mantequilla.

Elaboración:

En un bol incorpora el aceite, la leche y la harina tamizada. A continuación, añade la levadura, una pizca de sal, el té matcha y los huevos. Remueve todo bien hasta conseguir una mezcla homogénea con ayuda de una batidora eléctrica. Una vez que el preparado esté listo viértelo en un molde. Este tendrá que estar engrasado previamente con mantequilla y puedes espolvorearle harina por encima para que después sea más fácil de desmoldar. Llévalo al horno durante 40 minutos a 175 ºC. Cuando esté listo, sácalo y déjalo enfriar. Quítalo de molde y sírvelo. Puedes comerlo durante el desayuno o la merienda.

Otra receta curiosa y diferente podría ser la del bizcocho marmolado, una versión que llama la atención por su formato bicolor. Es parecida a la preparación anterior, pero incorporando cacao en polvo sin azúcar y sustituyendo la harina de siempre por la integral.

Bizcocho marmolado

Ingredientes

  • Tres huevos.
  • 25 ml de aceite de oliva.
  • 28 ml de leche de almendras.
  • Tres cucharas soperas de harina integral.
  • 25 g de cacao en polvo sin azúcar.
  • Un sobre de levadura de repostería.

Elaboración:

Antes de nada, en un bol deposita las yemas y en otro las claras. En el primer recipiente, agrega la leche de almendras y el aceite. Remueve todo bien con la batidora. Después, añade la harina previamente tamizada y la levadura. Mezcla todo bien. En el segundo, en el que estaban las claras, móntalas a punto de nieve. Si eso cambia el batidor de mano por unas varillas eléctricas. Pero para que esto funcione de verdad, los huevos deberán de estar a temperatura ambiente, tienen que estar correctamente separadas las yemas de las claras y añadir una pizca de sal antes de batir. El secreto está en hacerlo a velocidad baja y una vez que va cogiendo una forma espumosa, incrementar la velocidad.

Tras este paso, recupera el bol anterior (el de las yemas), ve añadiendo las claras poco a poco y de forma envolvente evitando que estas bajen y hasta que su aspecto sea cremoso. Ahora, viene lo más divertido. Para que adquiera ese color tan característico tendrás que dividir la mezcla en dos, más o menos hasta que obtengas la mitad en cada uno de los boles. Elige uno y ponle el cacao por encima. Remuévelo bien.

En el molde que irá al horno, fórralo con papel de hornear y ve echando un poco de la masa que no tenga cacao primero, después la que sí lo tenga. Ve intercalando ambas hasta terminar el contenido presente en los boles. Más o menos tendrá que hornearse durante 35 -40 minutos. De todas formas, vete vigilando para que no se pase. Pasado ese tiempo, sácalo del horno y déjalo enfriar antes de emplatar.

Ahora toca experimentar. Una buena forma de sustituir el azúcar es utilizar fruta como puede ser plátanos maduros, dátiles, naranjas, fresas o frutos secos como las almendras o nueces. ¿Qué tal si pruebas a hacer un bizcocho de plátano y pistachos?

prepara_bizcochos_deliciosos_9717_20201111115418.png (600×400)

Photo by Celina Albertz on Unsplash.

Bizcocho de plátano y pistachos

Ingredientes

  • Dos huevos.
  • Tres plátanos maduros.
  • Doce cucharas soperas de harina.
  • 60 ml de leche desnatada.
  • 4 ml de aceite de oliva.
  • Un sobre de levadura de repostería.
  • Sal al gusto.
  • Un puñado de pistachos.

Elaboración:

Precalienta el horno a 180 ºC, en un recipiente echa los huevos, la leche y los trozos de plátano. Recuerda reservar uno de ellos sin picar para ponerlo por encima después. Tritura todo bien. En otro bol, agrega la harina tamizada, la levadura y un poco de sal. Ahora, coge la mezcla anterior (la del plátano) y échala por encima de la harina. Bátela. Forra un molde con papel de horno, vierte la mezcla y coloca el plátano previamente reservado en el centro, quedando un poco sumergido. Puedes partirlo a la mitad, ponerlo entero o picarlo en rodajas, eso según gustos. No te olvides de echar por encima los pistachos troceados. Hornéalo durante 30 minutos. Espera a que enfríe para desmoldarlo. Si lo prefieres puedes cambiar los pistachos por almendras, nueces o dátiles, así como sustituir el plátano por naranja o manzana.