El autocuidado: cómo conseguir el bienestar físico y mental

Responsive image

by María Robert 
No puedes cambiar el mundo ni lo que ocurre alrededor de tí, pero sí cuidarte para intentar mantener un cierto equilibrio en tu bienestar
 

Si algo nos ha demostrado este maldito 2020 es que resulta más importante que nunca cuidar de nuestro bienestar mental, emocional y físico. Sabemos que el mundo está descontrolado, de tal modo que lo que está pasando se nos escapa de las manos. Pero al menos podemos tratar de mantener un cierto equilibrio. El autocuidado no arreglará las injusticias del mundo, ni acabará con la pandemia, ni con la crisis económica. Pero eso no significa que no sea vital.

Ahí es donde entra en juego el autocuidado `nutritivo´. Actos que se basan en hacerte sentir bien porque lo mereces y no porque necesites mejorar algo sobre ti mismo.

Preguntarte, ¿qué estaba haciendo en el momento justo antes de decidir hacer esto?¿Por qué quiero hacer esto? ¿El objetivo de esto es aceptarme como soy o castigarme por no ser algo o alguien más?¿Para mí es un juego o un trabajo? ¿Ayudará esto a mi yo futuro?¿Hay alguna forma en que pueda hacer esto más simple o más fácil? Una vez que respondidas las preguntas puedes tomar una mejor decisión sobre si debes seguir adelante.

Consejos sencillos para sentirte mejor

En este sentido, aprender a darte tiempo, conocerte y priorizarte es fundamental, aunque se trata de un proceso largo. Seguramente inacabable. Sin embargo, siempre hay pequeños atajos que te pueden ayudar.

Mímate por fuera

Es bueno que intentes sacar un ratito al día para cuidarte. Una rutina facial, echarte un mascarilla en el pelo, un masaje, embadurnarte el cuerpo en crema. En fin, lo que se te ocurra. Aunque sea durante unos minutos te olvidarás de la rutina y el estrés.

Usa ropa cómoda

Ya sea porque todavía estés teletrabajando, volviendo de la oficina o simplemente relajándose viendo la tele. El estilo `confy´ te ayudará a envolverte dentro de una sensación más acogedora mientras estés en casa.

Mejor un hogar con plantas

Además de aportar un toque de vida a cualquier hogar o espacio de trabajo, los estudios muestran que las plantas pueden ayudar a reducir el estrés y la ansiedad. Los beneficios adicionales de tener una maceta de interior incluyen una mejor calidad del aire, una mayor productividad y, además, alegran la vista.

Chute de vitaminas

Las vitaminas son esenciales para que nos sintamos mejor y, a veces, necesitamos un extra para ayudar a mejorar el descanso, el sistema inmune, a sentirnos hidratados y mucho más.

Duerme lo suficiente

Es de cajón, pero el descanso es una parte vital de la rutina de cuidado personal, aunque a menudo sea más fácil decirlo que hacerlo. Dormir un mínimo de 7 u 8 horas re equilibra el sistema nervioso y restaura la capacidad natural del cuerpo para funcionar y sanar.

Y sobre todo, entender que el cuidado personal es más que nada es una aprendizaje a largo plazo, no un mantra puesto de moda. Creerte que mereces alegrías, placeres, cariño, compasión. No es una obligación o un escudo.