7 recomendaciones para evitar la invasión plástica

Responsive image

by Carmen Reija- Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Es el momento de realizar un cambio de parámetros. El plástico nos había ido invadiendo silenciosamente y lo hemos comprendido. Nos toca embarcarnos en una labor global que implica modificar hábitos insalubres que provocan una contaminación afecta a todos.
 

En España se consumen aproximadamente cuatro millones de toneladas anuales de plástico en productos de un único uso que, cuando los tiramos a la basura, tardarán mucho tiempo en descomponerse (sobre la superficie terrestre cientos de años y en el fondo del mar miles de años).

¿Para qué sirve el plástico?

Para todo: en tu despensa, tu nevera o tu baño, encontrarás una elevada proporción de este material. Además, el uso de guantes y mascarillas protectoras ante covid ha multiplicado exponencialmente el uso de este material en cualquiera de sus versiones.

Su ingente consumo se debe a que se considera un buen protector de diferentes productos de uso habitual (alimentos, limpieza, cosmética, etc.) y forma parte de la composición de muchos elaborados (toallitas, etc.).

¿Qué podemos hacer?

Es más sencillo de lo que parece. Los expertos recomiendan:

1-Evitar en lo posible el uso de productos envasados con plástico. Aunque parezca complicado, es cuestión de dedicar unos minutos a la reflexión y elegir el artículo que menos plástico contenga. Por ejemplo, si quieres comprar yogures, encontrarás alguna marca que envasa en cristal.

2-Acudir al mercado con tus propias bolsas para evitar acumular plástico y ahorrar lo que te van a cobrar al dártelas. No tenemos datos concretos de lo que supone ambientalmente el uso de guantes y mascarillas, siendo las bolsas el producto más frecuente, diario y global.

3-Reutilizar todo lo posible las bolsas de plástico que ya tienes. Puedes llevarla a la compra varias veces y, cuando se acabe su vida útil, usarla para echar la basura y depositarla en el contenedor correcto. La mayoría participamos de un abuso innecesario de estos elementos por lo que evitar su único uso, puede mejorar el impacto ambiental que provocan.

4-Reducir la utilización de plástico. La sustitución completa de las infinitas bolsas plásticas por alternativas ecológicas (algodón, paya, yute, rafia, biopolímeros o los maravillosos carritos de compra), constituyen un adecuado primer paso.

5-Usar correctamente las mascarillas higiénicas. Es importante seguir las normas sanitarias y cubrirse en todas las circunstancias descritas por las autoridades competentes, pero también lo es racionalizar su utilización en función de las actividades a realizar.

6-Usar los guantes en los momentos adecuados porque ya se ha demostrado que no son imprescindibles y pueden llegar a resultar peligrosos para el contagio. No olvides ponerlos para hacer la compra y no toques la fruta sin ellos.

7-Cualquier artículo de plástico debe ser eliminado de manera correcta evitando su dispersión al medio ambiente. Constituye una fuente de contaminación muy peligrosa que entre todos debemos reducir. No debes tirarlas al suelo, al mar o al campo porque, además del peligro de transmisión del virus a otras personas, tardarán muchos años en descomponerse en la naturaleza.

Tú puedes colaborar

Es importante reciclar, evitar los alimentos excesivamente envasados, utilizar plásticos biodegradables, reutilizar las bolsas que adquirimos, evitar dispersar residuos plásticos en el mar, utilizar envases de papel, eliminar los productos que contienen plásticos, tirar cada elemento residual en el contenedor adecuado, etc.