4 recomendaciones si quieres quedarte embarazada

Responsive image

by Carmen Reija- Farmacéutica y divulgadora sanitaria
A los problemas laborales (y personales) que un embarazo puede generar, pueden unirse otros asociados a la salud de la mujer. Es fundamental que la futura mamá se encuentre en un perfecto estado físico y síquico para reducir los contratiempos que la nueva situación puede generar.
 

A las náuseas y vómitos típicos, pueden sumarse problemas relacionados con el sobrepeso, ya que el peso de la madre antes y durante la gestación va a afectar directamente a la salud de ambos.

La obesidad se relaciona con trastornos de la ovulación y alteraciones en la reproducción, siendo frecuente encontrar pacientes obesas que no ovulan, no tienen la menstruación o es atípica, por lo que la tasa de infertilidad es mayor.

Quedarse embarazada depende de varios factores hormonales que se alteran cuando la mujer es obesa o tiene sobrepeso. Lo mismo ocurre con la resistencia a la insulina, que reduce la fertilidad o con la aparición de fatiga, dolor de espalda, calambres, náuseas, etc. durante la gestación. Provoca también que la mayoría de las veces el parto deba ser por cesárea para evitar riesgos a la madre y al bebé. Además, la recuperación es más compleja, pues aumenta el riesgo de padecer infecciones, hemorragias, tromboflebitis, etc.

Tampoco son infrecuentes los problemas en el recién nacido, pues suele nacer con un tamaño y peso superior a la media, sobre todo si al sobrepeso materno se une la diabetes gestacional. Además, son más frecuentes los defectos congénitos: espina bífida, anomalías cardíacas, hidrocefalia, etc. Otro rasgo significativo es que son más frecuentes los bebés prematuros y que suelen ser niños obesos.

Prepárate para el embarazo. Si deseas tener un hijo y estás "gordita" debes plantearte perder peso de manera saludable, permanente y duradera antes de quedarte embarazada.

Los especialistas coinciden en que no es adecuado hacer dieta durante la gestación y que todas las mujeres deben evitar ganar demasiados quilos. Es fundamental seguir una alimentación equilibrada y realizar ejercicio adaptado.

Lo recomendable es seguir una alimentación equilibrada que te permita lograr el peso adecuado antes de quedarte embarazada y mantener una dieta saludable durante la gestación. Esta actitud cubrirá tanto tus necesidades nutricionales como las de tu bebé Sigue las indicaciones de tu médico y no te sometas a dietas peligrosas sin control.

No olvides el ejercicio pues sus ventajas son múltiples. Te ayuda a mantener el peso correcto, mejora tu sistema cardiovascular, libera endorfinas, etc. Si practicas algún deporte habitualmente consulta a tu médico la posibilidad de continuar haciéndolo durante la gestación. Si nunca has hecho deporte, el embarazo no es el mejor momento para empezar, pero no puedes convertirte en una persona sedentaria y debes seguir los consejos del especialista.

Lo recomendable es realizar ejercicio aeróbico de manera regular, evitando esfuerzos extremos y deportes peligrosos o de contacto. La marcha, la natación o el ciclismo se consideran adecuados para las mujeres gestantes. También yoga y Pilates resultan beneficiosos, pues favorecen la flexibilidad y elasticidad y no requieren un gran esfuerzo físico.