14 nutrientes esenciales para una embarazada

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Una mujer gestante debe alimentarse adecuadamente para que su salud –y la de su hijo- sea óptima. Los diferentes estudios han demostrado que las carencias nutricionales en la etapa prenatal y la primera infancia pueden ser la causa de ciertas patologías futuras.
 

La embarazada debe seguir una alimentación equilibrada que cubra las necesidades de ambos. Es importante controlar su aumento de peso y no superar lo recomendado en las tablas que manejan los tocólogos, por lo que la ingesta de calorías no debe aumentar en exceso.

La dieta más adecuada la establecerá el médico o un especialista en nutrición. De manera general se recomienda una dieta rica en fruta y verdura fresca y que un 50% de las calorías procedan de los hidratos de carbono (pasta, arroz, etc.), del 25-30% de lípidos (la mejor fuente son los ácidos grasos insaturados presentes en leche, queso, etc.) y el resto de las proteínas (carne, pescado, huevos, etc.).

Debes tener en cuenta que aumenta la necesidad de micronutrientes: ácido fólico, hierro, vitamina A, vitaminas del complejo B, vitamina C, vitamina D, yodo y zinc. Pero no pueden ser administradas alegremente porque también causan problemas:

1-Vitamina A, indispensable para el desarrollo del feto, su exceso se relaciona con enfermedades congénitas como la hidrocefalia. Se administra en forma de betacaroteno para evitar sobredosis.

2-Vitamina D, fundamental para la formación del esqueleto del bebé

3-Vitamina E, importante también en la lactancia para aumentar las funciones inmunitarias y la funcionalidad de músculos y nervios.

4-Vitamina C, para la formación de colágeno, crecimiento y regeneración de tejidos, antioxidante, etc.

5-Ácido fólico, fundamental sobre todo al inicio del embarazo e incluso antes de la concepción. Su función principal es la formación adecuada del tubo neural y evitar defectos congénitos que pueden causar la "espina bífida".

6-Vitamina B 6, es beneficiosa para el tratamiento eficaz de náuseas y vómitos.

7-Calcio, fundamental para la formación de huesos y dientes, la coagulación de la sangre, la contracción muscular, etc.

8-Magnesio, para prevenir los calambres musculares de la embarazada y fundamental para formar los huesos y las reacciones metabólicas.

9-Hierro, forma parte de la hemoglobina y es un componente imprescindible para el transporte de oxígeno esencial para el desarrollo del feto.

10-Yodo, constituyente de las hormonas tiroideas; su bajo aporte causa deficiencias motoras y cognitivas en el bebé.

11-Cobre, para la formación de glóbulos rojos.

12-Manganeso, para la síntesis de material genético; su carencia causa retrasos en el crecimiento y malformaciones congénitas.

13-Selenio, imprescindible para el sistema inmunitario y como antioxidante.

14-Zinc, participa en el metabolismo de proteínas, hidratos de carbono y lípidos, interacciona con las hormonas, etc. Su carencia durante el embarazo se vincula a malformaciones congénitas y problemas en el parto.

A pesar de la importancia de estos compuestos durante el embarazo y la lactancia no pueden ser administrados sin control del especialista, pues es el único capacitado para decidir si debes suplementar tu alimentación con alguno de ellos. Lo habitual es que te receten ácido fólico, hierro y/o un complejo vitamínico-mineral, que debes consumir según las pautas establecidas. Déjate asesorar, consulta tus dudas y sigue todas sus recomendaciones para llevar a buen término tu embarazo y garantizar tu salud y la de tu bebé.