El reto de encontrar trabajo después de criar a los hijos

Responsive image


Ell Día de la Madre y el Día del Trabajo se celebren con solo unos días de diferencias. Por ello, cabe recordar todas las medidas laborales que son necesarias para una conciliación efectiva o para la reincorporación de la mujer en su puesto de trabajo tras ser madre.
 

El Día de la Madre no son todo bombones y flores. También es el día de reivindicar el papel de esas mujeres que muchas veces realizaron un parón en su carrera profesional para atender a sus hijos y que ahora ven cómo el mundo laboral no las valora. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, la tasa de empleo en las mujeres se reduce a medida que aumenta el número de hijos. De hecho, según estas cifras, aquellas tienen tres o más vástagos presentan una tasa de desempleo un 26% mayor que las que no tienen hijos. En el caso de los hombres sucede lo contrario: el desempleo disminuye a medida que aumenta el número de hijos. Por lo que se puede desprender que existe una clara relación entre la tasa de empleo y la maternidad.

Asimismo, el II Estudio sobre Conciliación y Lactancia, realizado por la empresa Suavinex, apunta a que una de cada diez mujeres en período de lactancia abandona su carrera profesional. "Tras años dedicadas a la crianza de los hijos deciden después de ese parón volver al mundo laboral y se encuentran con un muro: el mundo laboral no las quiere ni las valora. Ser madre y decidir dedicarse a cuidar a la familia no debería pasar esta factura a nivel laboral", destaca Esther Mayor, formadora de Asistentes Virtuales y defensora de la conciliación laboral y personal.

En su Instituto de Asistencia Virtual ha formado a más de 300 mujeres que han decidido hacer un cambio laboral tras ser madres, o que buscan volver a trabajar tras un tiempo dedicadas a su familia, o que no estaban satisfechas con sus trabajos y quieren coger las riendas de su vida y convertirse en sus propias jefas. "Tienen entre 30 y 50 años. La mayoría son madres y viven una situación de precariedad laboral bestial, a veces con situaciones de escasez, de depresión por sentirse muy excluidas del mundo laboral, sin oportunidades de demostrar su valía. Muchas dejaron de trabajar para cuidar de sus hijos y ahora no consiguen recuperar su estatus anterior, otras trabajan pero se sienten insatisfechas o no pueden conciliar", afirma.

La Asistencia Virtual permite a miles de mujeres crear negocios online o poder realizar trabajos virtuales desde sus casas, controlando de esa forma mucho mejor su tiempo, pudiendo reengancharse en el mercado laboral y llegando a la tan ansiada conciliación. En este sentido, la asistencia virtual se posiciona como una opción profesional en auge.

En sus inicios, el rol de la asistente virtual se consideraba como algo similar a una "secretaria a distancia", pero hoy en día es mucho más. "Las asistentes virtuales del siglo XXI gestionan el mail, las redes sociales, pueden encargarse de la facturación, de redactar informes, de crear posts para webs o blogs, del diseño de imágenes o banners publicitarios o hasta de la edición de vídeos o de podcast. Necesitamos desarrollar gran cantidad de competencias para ofrecer servicios mucho más amplios y completos", concluye Mayor.