Intimidad de pareja en tiempos de confinamiento

Responsive image

by Elena G. Vegas
Estamos viviendo una situación muy peculiar y nueva para todos. Tantos días confinados y los metros cuadrados compartidos dentro de una casa afectan a las personas, y sobre todo a las parejas.
 

¿Qué ocurre cuando convives con tu pareja las 24 horas del día? ¿Qué pasa con la falta de intimidad en las casas pequeñas? ¿Y cuándo hay hijos? Lo más normal es que no tengas ganas de vivir tu sexualidad como lo hacías antes de la cuarentena, ni a solas, ni con tu pareja.

La falta de espacio y de libertad provoca altibajos emocionales. Hay días que estamos más activos, más productivos y todo nos resulta todo más llevadero, y otros en los que estamos más apáticos y desganados.

La incertidumbre provoca un estrés sostenido que influye en la testosterona y la progesterona, lo que hace que afecte al deseo. Pero no debemos preocuparnos, ésta es una situación excepcional. Hay que pensar que nunca habíamos convivido tanto tiempo con nuestras parejas. Este nuevo contexto nos produce saturación y también puede haber momentos de discusión. En condiciones normales, tras una pelea, te vas a la calle a dar una vuelta. Pero ahora no podemos hacerlo.

El estrés es una respuesta biológica y psicológica ante una situación percibida como una amenaza. Si nos sentimos en peligro, nuestro cuerpo emite una respuesta que se centra en las funciones que nos van a servir para enfrentarnos a esa amenaza e inhibirá las que no nos son útiles en ese momento, como, por ejemplo, las ganas de sexo.

Es bueno organizar las tareas diarias, buscar un tiempo para las obligaciones, tiempo para uno mismo y momentos compartidos por la pareja. Los expertos recomiendan buscar ratos para estar solos y sin los niños, en caso de tenerlos.

Tampoco es necesario mantener relaciones sexuales ni llegar a un orgasmo. No hace falta forzar la máquina. A veces lo que quieres de tu pareja es tan solo una caricia, un abrazo o un beso. O compartir algo tan simple como ver una película o una serie juntos abrazados en el sofá. Y si después de los abrazos la cosa va a más, pues genial. Lo que los psicólogos también advierten es no hacer algo por obligación o por complacer a la pareja. La sexualidad hay que vivirla de manera placentera y libre.

Estamos viviendo un momento de autoconocimiento personal y de reto en la convivencia con la pareja. Es buena época para encontrarse a nivel íntimo sexual y personal. En estos tiempos de aislamiento, las parejas tendrán que buscar su modo de conexión.