publicidad
el ganchillo generador de salud

Salud, Viajes y Escapadas,

El ganchillo, generador de salud

 [03 de enero de 2014 | No hay Comentarios ] Ester Corrales Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

¿Puede el ganchillo considerarse una actividad importante en la promoción de la salud, la prevención de enfermedades y cómo terapia en algunas patologías? La respuesta es un contundente sí, y existen diferentes elementos que contribuyen a ello y constatan la relación entre la acción de tejer y la salud.

Ester Corrales

En primer lugar, los movimientos bilaterales, rítmicos y coordinados, que llegan a automatizarse con la práctica, permiten mantener una conversación a la vez que se teje o entrar en un placentero estado meditativo, todo ello mientras se disfruta de la actividad. Además, el ganchillo favorece un ritmo que se puede controlar y sincronizar con el estado de ánimo en cada momento. En este punto, la implicación del sentido del tacto resulta primordial.

Por otra parte, los diferentes colores y texturas de la lana y los hilos resultan elementos esenciales en la experiencia de hacer ganchillo, ya que son grandes estimuladores y, a la vez, relajantes. La práctica del ganchillo, además, permite desarrollar al máximo la creatividad, y proporciona un aumento progresivo de las habilidades manuales que ayuda a integrarse en el grupo, incluso hasta liderarlo, y a consolidar vínculos y sentimientos de pertenencia. También, el hecho de crear de la nada y de hacer algo por uno mismo, y con las propias manos, promueve la seguridad y autoestima. Por último, es una actividad muy económica y fácil de llevar a cabo en cualquier lugar y situación. Y si finalmente nuestra creación la regalamos a alguien, un ser querido por ejemplo, la práctica del ganchillo se convierte en una manera de cuidar, de mostrar amor de forma muy directa y sencilla. Hacer ganchillo también ayuda a mantener viva una artesanía tradicional que de otra manera caería en el olvido.

No hay que olvidar que si esta práctica se lleva acabo en plena naturaleza y en grupo, los beneficios para la salud y la posibilidad de prevención de enfermedades se multiplican, ya que cualquier actividad realizada en un entorno natural es en sí misma saludable y aumenta la sensación de bienestar.

Además, a lo ya expuesto hay que añadir el hecho de que en diferentes países ya existen iniciativas desde los Sistemas de Salud públicos y privados que incorporan actividades de manufactura como tratamiento a prescribir por los profesionales de la salud. Entre ellas, por supuesto, se encuentra la práctica del ganchillo. No obstante, para prevenir problemas de salud relacionados con esta práctica son esenciales específicos consejos sobre higiene postural y factores del entorno: buena iluminación, material adecuado, silla cómoda, postura correcta, estiramientos previos y descansos frecuentes. De esta manera, se pueden prevenir contracturas, vista cansada y dolor de cabeza, entre otros.