publicidad
no renuncies a los zumos elaborados

Nutrición y Dietética,

No renuncies a los zumos elaborados

 [23 de marzo de 2015 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Para aprovechar todas las ventajas de la fruta lo mejor es tomarla cruda y, si es posible, con la monda. Lavar adecuadamente la fruta y comerla completa es la opción más sana para conseguir todos sus beneficios, pues en la piel se encuentran muchos de los nutrientes imprescindibles para nuestra salud. Pero no a todo el mundo le gusta, por lo que los zumos elaborados pueden ser la mejor opción.

Carmen Reija

Hay quienes buscan excusas para evitar su consumo porque no les apetece la fruta o porque no encuentran el momento indicado para consumirla. Para ellos, los zumos industriales pueden ser una buena opción, pero debemos señalar que en su preparación se eliminan partes de la fruta que suelen incorporarse (en la forma adecuada) en el momento del envasado para parecerse lo más posible al compuesto natural.

Los zumos enriquecidos son productos a los que se añade el nutriente indicado para que el compuesto final tenga un aporte vitamínico superior al normal. Así se compensan las posibles pérdidas sufridas en el proceso de elaboración y se incrementa el potencial nutricional del zumo.

El contenido de vitaminas de la fruta es variable. Depende del tipo de fruta, variedad, clima, zona de cultivo, maduración, etc. Además, tienen ciertas propiedades que las hacen más indicadas en ciertas situaciones como por ejemplo: plátano beneficioso para las personas que duermen mal, melocotón reduce la presión arterial, etc.

Elaboración de zumos y néctares Se obtienen a partir de frutas sanas y maduras. Constituyen una adecuada fuente de nutrientes y una buena opción para el consumidor, ya que conservan casi todos los componentes interesantes de la fruta de la que proceden. Algunos (como la naranja o la manzana) pueden ser consumidos como tales y otros (como el melocotón) se suelen mezclar con otras frutas (como las uvas) para mejorar sus características organolépticas. También es diferente la maquinaria utilizada para su preparación en la fábrica, aunque las etapas de procesado son similares:

-selección previa (en la zona de cultivo) de la fruta antes de la llegada a la fábrica

-recepción, se analiza y garantiza que cumple la calidad requerida para ser utilizada en la elaboración del zumo

-lavado con agua para que se mantenga una higiene perfecta y evitar contaminaciones indeseables

-selección para eliminar las que no son aptas para el consumo

-extracción del zumo en función de la fruta de que se trate: deshuesado y tamizado en frutas con hueso y piel, eliminación de corteza de los cítricos y posterior tamizado del jugo, etc.

-pasterización, calentamiento en condiciones adecuadas para evitar la alteración del producto y evitar contaminaciones.

-envasado en los contenedores adecuados para ser distribuido a los centros de comercialización

-en algunos casos se realiza una concentración tras la extracción para eliminar el exceso de agua. Esto se hace con naranja, piña, etc. y, en el momento del envasado, se incorpora el agua extraída para obtener el zumo o néctar.

Elige el que más te guste porque en el mercado encontrarás una gran variedad. Mejor los que no lleven azúcares añadidos. Puedes personalizarlos haciendo tus propias combinaciones si compras el zumo de una sola fruta. Incluso puedes mezclarlos con zumos naturales para incrementar sus propiedades nutritivas. Te proponemos: zumo de melocotón con limón exprimido, zumo de piña con naranja natural, zumo de arándanos con zumo de piña, etc.