publicidad
el renacimiento de paris capital de la moda en los anos 50

Cultura ,

El renacimiento de París capital de la moda en los años 50

 [05 de mayo de 2015 | No hay Comentarios ] Maribel Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

El Museo Bellas Artes de Bilbao acoge una exposición sobre las grandes creaciones de modistos franceses en su época de mayor esplendor

Maribel Martínez

Los años 50 fueron una etapa crucial para la alta costura francesa, que se había visto muy afectada por dos factores, el crack de 1929 y, sobre todo, la guerra. Fue en esa década cuando París volvió a erigirse como la capital mundial de la moda y el lujo, las tendencias y la experimentación. Este sector vivió un esplendoroso renacer gracias a grandísimos modistas como Chanel, Balenciaga, Balmain, Hermés y Christian Dior, entre muchos otros nombres, todos los cuáles se encuentran representados en la muestra 'Los años 50. La moda en Francia 1947-1957', que se expone en el Museo de Bellas Artes de Bilbao hasta el próximo 31 de agosto. 
 
La muestra llega a la capital vizcaína desde el museo parisino de Palais de Galliera y resume estos diez años que contribuyeron al prestigio duradero de la moda francesa, sinónimo de lujo, elegancia y creatividad, y también sus empeños de llevar sus logros al prêt-à-porter. En ella encontraremos más de un centenar de vestidos, 80 accesorios y otros tantos archivos de hasta 30 modistos. Unos 300 objetos a través de los que realizar un recorrido por la evolución de la figura femenina a lo largo de esta década, desde el nacimiento del llamado New Look de Christian Dior, cuyas faldas amplias, largas y ahuecadas con enaguas y el retorno de la corsetería impactaron tras años de restricciones impuestas por la Segunda Guerra Mundial. Estos diseños, que supusieron el inicio del resurgir de la moda francesa, los lucían las maniquíes que desfilaban por los salones de la Maison de la Avenida Montaigne en el que el modisto presentaba sus colecciones. 
 
Volúmenes y corsets
Un recorrido por diez años de esplendor que recorren los grandes logros de algunos de los más grandes modistas. La moda de esta época está diseñado por diseñadores masculinos que subliman la feminidad, pero también la encorsetan. Jaques Fath es uno de sus artífices. Cristóbal Balenciaga, maestro de maestros, escribe la segunda mitad del siglo con sus tijeras y sus tejidos de volúmenes arquitectónicos. Y otros, como Jacques Heim, Jean Dessès y Antonio del Castillo, a los que no tardaran en unirse Pierre Cardin o Humbert de Givenchy, colaboran en la construcción de una elegancia, según algunos jamás superada.
 
Rebelada contra ese dominio de aire retrógrado, Coco Chanel prepara su regreso. En 1954, con 71 años, su colección, primero ignorada y más tarde aplaudida, consagra su famoso traje de chaqueta como solución indumentaria muy contemporánea. Se afianza una silueta andrógina que anuncia las transformaciones de la década siguiente,
 
En 1957, Christian Dior desaparece de manera repentina y con él, se pone fin al repertorio idealizado de los años 50. Sin embargo, la moda francesa no queda huérfana. Surge con fuerza la figura de Yves Saint Laurent, a quien el propio Dios consideraba su heredero natural, así que es nombrado el director artístico de la firma. 
 
Tras este boom de la alta costura, y coincidiendo con los últimos año de la década, llega el prêt-a-porter, la moda de diario, que amenaza despojar a la moda francesa de esos atributos de lujo y exclusividad que los grandes modistos se habían empeñado en conferirle para democratizarla. Difícilmente la alta costura podía encontrar una respuesta apropiada. Todo esto explica por qué la década de los 50 fue todo un hito en el mundo de la moda.
 
Fotos: Museo de Bellas Artes