publicidad
bali la isla de los dioses

Cultura y Espectáculos , Gastronomía y Enología, Viajes y Escapadas,

Bali, la Isla de los Dioses

 [30 de noviembre de 2015 | No hay Comentarios ] PigmalionTravel Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Al estar situada en el Ecuador, el viajero que va a Bali se encuentra con un clima tropical a lo largo del año, con una temperatura de 30 grados. Si bien, es cierto que estas temperaturas dependerán de la región a la que acuda, refrescando en las noches. Es recomendable viajar en la época seca, entre mayo y septiembre.

PigmalionTravel

Viajar a Bali es un viaje cultural, pero sobre todo espiritual. No se puede expresar con palabras, ha de ser el propio viajero el que descubra cada sensación que aporta este destino. La Isla de los Dioses destaca por sus elaborados templos, por sus arrozales, por sus impresionantes atardeceres, por sus danzas milenarias, por el surf y por las junglas salvajes; pero lo que más le sorprenderá será la hospitalidad y generosidad de sus habitantes, todos buenas personas en esencia.

Bali forma parte de Triángulo de Coral, que cuenta con la mayor diversidad de especies marinas, por lo que los arrecifes de coral que rodean la isla la dotan de una vista espectacular.

Multitud de opciones

En cuanto al alojamiento, si el viajero quiere estar donde se localiza toda la acción, las zonas de Kuta, Legian/Seminyak tienen la mayor concentración de alojamiento de gama media, así como la mayor selección de tiendas, restaurantes y lugares de entretenimiento. Estas playas son muy populares para la práctica de surf, lo que hace que sea menos ideal para cualquier otra cosa. Si lo que el viajero busca es algo más de descanso, éste ha de considerar la opción de Sanur, en la Costa Oeste. Si lo que busca es algo más de lujo, puede alojarse en Nusa Dua, donde se encuentran varias grandes cadenas hoteleras y el campo de golf más conocido o la bahía de Jimbaran con sus resorts de gama alta.

No puede irse de Bali sin adentrarse en el interior y llegando a un pueblo de montaña como es Ubud, rodeado de arrozales. Siempre podrá alojarse al menos dos noches en allí para tener el viaje ideal, hacer rafting en el río Ayung o días de trekking.

Kintimani, centrado en una gran caldera del monte Batur, con unas vistas impresionantes del volcán activo y del lago, es una de las visitas que no deben faltar. Hay que dejarse seducir y relajarse en los preciosos hoteles de estilo balinés, por la magia que se crea en esta isla. Más información en www.pigmaliontravel.es, donde se recomienda leer antes del viaje sobre la cultura del país que se va a visitar y, una vez allí, olvidarse de la propia. Es decir, integrarse en la cultura de los autóctonos. De esta forma, se disfrutará del viaje 1.000 veces más.

 

 

Recuerda que siempre es recomendable contratar un seguro de viaje internacional, que te ayudará en caso de problemas o incovenientes desafortunados.