publicidad
sensibilidad dental

Salud,

Sensibilidad dental

 [19 de enero de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Las encuestas son claras: cada vez son más quienes padecen dolor y sensibilidad dental debido a causas diferentes que provocan la abrasión del esmalte que recubre tus dientes. Se calcula que entre una y siete personas adultas la sufre y debe ser tratada por el dentista, ya que son necesarios una serie de cuidados para reducir sus efectos. No te desanimes y consulta al experto, porque seguro que la situación mejorará.

Carmen Reija

Podemos definirla como las molestias y el dolor que aparecen en los dientes al beber líquidos a temperaturas frías o calientes, al comer ciertos alimentos, al tocar ciertas superficies de los dientes, etc. Se produce por la exposición gradual de la parte más blanda del diente (dentina) debido al ataque de ciertos elementos que van degradando el esmalte que la protege.

Las causas son muy variadas, destacando:

-Gingivitis. Cuando el tejido de las encías se inflama y debilita por la gingivitis, puede presentarse la sensibilidad dental.

-Bruxismo. Puede causar el desgaste del esmalte quedando la dentina expuesta y causando dolor.

-Mala higiene de la boca. Cepillarse con mucha intensidad o no realizar bien la limpieza de la zona provoca no solamente la aparición de caries, sino también la enfermedad de las encías, que se retraen dejando al descubierto los nervios del diente. Cuando a ellos llega un estímulo se genera dolor. La mejor manera de evitarlo es cepillarse sin exceso para evitar dañar la encía tras cada comida un mínimo de 2 minutos, pasar el hilo dental y los cepillos interdentales.

-Trastornos alimentarios. Especialmente la bulimia, porque el vómito que estos enfermos expulsan contiene ácidos estomacales que pueden dañar el esmalte de los dientes. Lo mismo ocurre con los problemas del reflujo gastroesofágico debido al exceso de ácido producido.

-Algunos fármacos y alimentos. La causa es la misma. El exceso de acidez afecta al esmalte. Algunos alimentos (con alto contenido en azúcar, té, limón, vinagre, refrescos, yogur, naranja, etc.) o medicamentos pueden dañar el esmalte dental y causar dolor.

-Tratamientos de ortodoncia. Pueden provocar el movimiento de los dientes, la retracción de las encías, alterar la higiene, etc., por lo que la dentina acaba viéndose expuesta y siendo afectada causando dolor.

La mejor opción pasa por la prevención. Se recomienda un cepillado adecuado con la frecuencia indicada (tres veces al día durante dos minutos), utilizando un cepillo más suave, pastas de dientes remineralizantes (que endurecen el esmalte) o desensibilizantes específicos (si ya se padece la sensibilidad dental, pues minimizan los síntomas), limpiar con seda dental y colutorios con flúor para reducirla. Evitar el consumo de alimentos ácidos y lavar los dientas tras la ingesta. Reducir el rechinar y apretar los dientes usando una férula específica bien ajustada por el dentista. No utilizar palillos para limpiar los dientes ni cortar con ellos ningún objeto que pueda dañarlos (hilo, celofán, etc.).

Acude a tu dentista para que diagnostique lo que te ocurre y te dé las pautas adecuadas para tratarlo. Utilizan diferentes opciones para mejorar el problema: arginina con carbonato cálcico y potasio, un barniz de flúor que cierra los poros del diente o una endodoncia (eliminar el nervio), entre otras.