publicidad
en forma durante el embarazo

Cuerpo y Mente,

En forma durante el embarazo

 [07 de julio de 2016 | No hay Comentarios ] Mayte Martínez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

El embarazo es una fase vital por la que pasan muchas mujeres y que conlleva cambios físicos notables a nivel interno y externo que suponen una carga emocional y psicológica muy grande. Está demostrado que llevar a cabo una actividad física durante el embarazo contribuye a sobrellevar los cambios, ayudando a la mujer a aliviar el estrés que suponen, además de cuidar su salud y la del bebé.

Mayte Martínez

Practicar ejercicio durante el embarazo es algo que muchas mujeres se plantean, pero no saben cómo realizar o simplemente dudan en si les conviene o no. Salvo contraindicación médica, realizar alguna actividad física controlada por un profesional es altamente recomendable por los numerosos beneficios que ejerce sobre la madre, que reconecta con su cuerpo en proceso de cambio, dando lugar a un amor propio que la ayudará a afrontar el momento del parto y posterior maternidad con fuerza, tranquilidad y optimismo, a la vez que fortalece los músculos implicados y la recuperación será más rápida. Caroli Health Club cuenta con expertos en fitness que se ofrecen a orientar y entrenar a mujeres en cualquier fase del embarazo. Y estas son algunas de su recomendaciones para esta etapa.


Entrenamiento funcional y corrección postural
Los dolores de espalda y hernias son casos frecuentes entre las mujeres embarazadas, por ello durante esta etapa es importante tonificar y fortalecer toda la musculatura, haciendo especial énfasis en la zona baja de la espalda y los abdominales, que soporta el peso de la barriga y ayuda a la mujer a dar a luz, reduciendo el dolor del parto, contribuyendo a una recuperación rápida y evitando o minimizando el riesgo de hernias. Este programa de entrenamiento está indicado a mujeres que busquen mantener la figura durante el embarazo, fortalecer los músculos y evitar la flacidez. Tablas completas de ejercicios para todos los músculos del cuerpo teniendo en cuenta que durante esta etapa las lesiones son más probables, debido a que los tendones y ligamentos son más débiles: ejercicios dinámicos, de resistencia y ejercicios de corrección postural que, en combinación, restan centímetros a la cintura además de suponer una mejora multi-dimensional de las funciones corporales y motrices, entre las que destacan: reducción de los dolores de espalda, mejora de la circulación sanguínea, aumento del rendimiento y reducción del cansancio, mejora del sueño, fortalecimiento del suelo pélvico, prevención de hernias, mejora de la postura y el equilibrio.

Watsu
Es una terapia corporal que combina movimientos rítmicos en el agua con técnicas de masaje Zen Shiatsu. Se practica en agua caliente, con una temperatura que oscila entre los 34ºC – 37ºC, lo que proporciona un profundo estado de relajación consciente, a menudo asociado a la experiencia en el útero materno, lo que facilita sensaciones de confianza y seguridad. En el medio acuático el peso del cuerpo se vuelve liviano y los movimientos son más lentos y suaves, de lo que se sirve el terapeuta de Watsu para incrementar el estiramiento y distensión de los músculos y ligamentos de todas las articulaciones, especialmente de la columna vertebral.
Watsu constituye una terapia ideal para futuras mamás por la agradable experiencia de relajación y estiramiento corporal, que puede producir profundos estados de transformación, tanto en los niveles físicos, como emocionales, propiciando la calma y el encuentro consigo misma. Se aconseja recibir las sesiones de Watsu después de realizar ejercicio o antes de algún tipo de masaje para tener y mantener una perfecta salud física, psicológica y emocional que ayude a atravesar de manera satisfactoria todas las fases de  embarazo, desde la gestación hasta el postparto.

Pilates
Realizar Pilates durante el embarazo es muy recomendable, debido a sus beneficios sobre la musculatura implicada en los procesos de desarrollo del embarazo y el parto: abdominales, suelo pélvico y espalda, determinantes para mantener una postura correcta y saludable, así como unos músculos fuertes que aguanten el peso de la barriga y del bebé.

Fortalecimiento del suelo pélvico
Un suelo pélvico fuerte favorece el parto y evita trastornos derivados del mismo como puede ser la incontinencia urinaria. El debilitamiento del suelo pélvico que se produce durante el embarazo se produce por la bajada del nivel de estrógenos -también producido durante la menopausia- que afecta directamente al tono muscular de los esfínteres lo que conlleva a pérdidas de orina -o incluso heces-. En Caroli Health Club se realizan sesiones de ejercicios exclusivamente destinados a mantener en forma esta zona que abarca desde el clítoris hasta el perineo y todos los músculos de la pelvis, incluidos los del coxis. Si bien, las clientas pueden practicar ejercicios de Kegel en su casa, se recomienda la orientación de un experto que elabore una tabla de ejercicios que actúen directa y exclusivamente sobre los músculos de esta zona tales como abdominales hipopresivos.