publicidad
la salud en femenino

Cuerpo y Mente,

La salud en femenino

 [22 de agosto de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La esperanza de vida de la mujer supera los 80 años y el objetivo es llegar en las mejores condiciones. Para conseguirlo debe mantener unos hábitos saludables y, especialmente, vigilar su aparato reproductor, fuente de la mayoría de las patologías que con mayor frecuencia le afectan. Desde la infancia a la vejez, es fundamental acudir al especialista y seguir sus indicaciones para prevenir enfermedades que pueden ser graves.

Carmen Reija

En cada etapa vital, la mujer se encuentra en un momento distinto. Así:

-Durante la infancia se deben seguir los consejos del pediatra: acudir a las revisiones, vacunarse y aprender a conocer su cuerpo.

-Al llegar a la pubertad, el médico, si lo considera necesario, la derivará al ginecólogo. Es importante la educación sexual porque vivirá en un mundo evolucionado y precisará saber cómo moverse en él. Pueden empezar los problemas relacionados con la alimentación y debería consultarse al médico cualquier duda para evitar problemas (anorexia y bulimia).

-En la juventud comienza a utilizar anticonceptivos. Aunque te parezca mal o no compartas esta idea, no deberías enfrentarte porque lo importante es que la aconsejes y la ayudes, intentado concienciarla del paso que va a dar. Una vez decidida, acompáñala al ginecólogo o facilítale una cita, porque es mejor que lo haga así que a escondidas y por consejo de sus “mejores” amigas.

-La madurez suele ser la etapa del embarazo. Cada mujer lo lleva a su manera: muchas tienen náuseas, a otras les duele la espalda, algunas vomitan, pero coinciden en la necesidad de ser controladas por el especialista. Se practican numerosos controles: análisis de sangre y orina, ecografías, monitorizaciones, etc. encaminadas a mejorar el estado de la madre y del feto y que debes seguir rigurosamente. El paso siguiente es el parto (natural o inducido) y el puerperio (recuperación tras el parto).

-La interrupción voluntaria del embarazo (aborto) puede producirse a cualquier edad desde que la mujer es fértil. Es un momento complicado tanto a nivel físico como psíquico, por lo que debe realizarse en las mejores condiciones posibles.

-A partir de los 40 las revisiones ginecológicas son inaplazables. El médico decidirá lo recomendable, si bien lo normal es realizar, además de la observación directa, una citología y una mamografía. Acude regularmente para evitar problemas.

-En la década de los 50 se inicia la menopausia. En sí no es una enfermedad, pero afecta a la salud integral de la mujer al provocar sofocos, sequedad, alteraciones del ánimo, disfunciones sexuales, etc., que pueden ser tratadas y minimizadas con la terapia hormonal específica, siempre bajo control médico.

Existen otros temas que afectan también a las mujeres. La infertilidad, que se transforma en una obsesión cuando la pareja desea tener hijos y no puede (sea quien sea el infértil). Hay muchos avances que te pueden ayudar; no tengas miedo y pregunta, pues cada vez son más las mujeres que consiguen un embarazo después de haber pasado miles de preocupaciones.

Para vivir sana lo mejor es prevenir y adquirir hábitos saludables: dieta equilibrada y variada (rica en fibra, lácteos, frutos secos, pescado, carne, huevos, legumbres y soja); recurrir a suplementos de calcio o hierro si el médico los recomienda; no adelgazar siguiendo dietas inadecuadas; no fumar; evitar el consumo de alcohol; reducir el estrés y hacer ejercicio a diario.