publicidad
noches de verano iquestnoches de insomnio

Cuerpo y Mente,

Noches de verano, ¿noches de insomnio?

 [15 de julio de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Las olas de calor nos llevan en verano a padecer de insomnio. Las noches se hacen eternas y no podemos descansar como quisiéramos. Y esto nos acaba pasando factura en nuestra salud, ya que el descanso nocturno es el gran reparador de nuestro organismo.

Victoria Carmona

Si descansamos bien, ganamos memoria, rendimos más, estamos de mejor humor, se fortalecen nuestras defensas y es ideal para mantener un aspecto joven en nuestra piel, ya que por la noche generamos más colágeno.

¿Qué es lo que no te deja dormir?

Ahora en verano el principal causante de nuestro mal dormir es el calor, pero también influyen el estrés, las digestiones pesadas, algunos fármacos como antihipertensivos, corticoides o antidepresivos; también influyen en el ciclo del sueño.

Y algunas dolencias como la apnea del sueño, el síndrome de piernas inquietas, una tiroides acelerada o los sofocos de la menopausia pueden interrumpir esas 7 u 8 horas de sueño fundamentales para recuperarnos de la actividad del día a día. Y aunque con algunos consejos, se puede mejorar, si el problema persiste lo mejor es consultar al doctor.

Algunos datos

La Sociedad Española del Sueño apunta que las personas insomnes sufren más ansiedad y depresión que los buenos dormidores. Por el contrario, un buen sueño mejora el humor y las relaciones. Por otra parte, según la Sociedad Española de Neurología, más de cuatro millones de adultos españoles sufren insomnio crónico y entre un 25 y un 35% lo sufre de manera transitoria.

Gestos que ayudan a dormir

1.- Desconéctate de todas tus obligaciones unas horas antes de ir a dormir para que tu estado diurno se relaje.

2.- No se recomienda hacer ejercicio intenso, sino estiramientos lentos y respiraciones.

3.- Regula la temperatura de la habitación entre 17 y 20º a ser posible.

4.- Retira todos los aparatos electrónicos.

5.- Duerme a oscuras para que el cuerpo segregue melatonina e induzca al sueño.

6.- Cena temprano para acostarse con la digestión hecha.

7.- Toma en la cena alimentos aliados del sueño ricos en triptófano, magnesio o vitamina B6 (pavo, pescado, plátano, tortilla…), ya que ayudan a conciliar el sueño.

8.- Limita la ingesta de grasas y toma las proteínas justas para que los tejidos se regeneren por la noche.

9.- Un baño relajante con agua caliente aromatizada y un aceite esencial de espliego, manzanilla o melisa; junto con una música relajante harán que tu cerebro y sistema nervioso se relajen.

10.- Nunca te vayas a la cama sin cenar, ya que la sensación de hambre te desvelará.