publicidad
cuidado con el body art

Cuerpo y Mente,

Cuidado con el body art

 [27 de julio de 2016 | No hay Comentarios ] Victoria Carmona Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La práctica del body art es una tendencia absolutamente de moda: tatuajes, piercings o introducción en diferentes partes del cuerpo como aros, anillas, bolas, expansores y otros elementos metálicos; todos quieren apuntarse a esta nueva forma de decorar el cuerpo. Pero antes de tomar una decisión al respecto hay que conocer los pros y los contras.

Victoria Carmona

Aunque a priori, puede parecer una práctica segura y que no causa ningún daño, no hay que olvidar que no deja de ser un daño que se causa al organismo y que se introduce un elemento extraño en el cuerpo, que puede reaccionar para defenderse.

¿Qué puede pasar cuando se coloca?

Los médicos y especialistas advierten de los riesgos que puede conllevar la perforación de nariz, orejas, labios, lengua, cejas, mejillas, ombligo, genitales y la posterior inserción del material metálico en estas zonas. Este acto puede dar lugar a una reacción alérgica debido al proceso de ionización del metal en contacto con los tejidos, la mucosa o la saliva. También pueden aparecer dolores de cabeza, de articulaciones, malestar, parestesias…

Hacerlo son seguridad

Por ello, el material usado deber ser de acero quirúrgico, oro, titanio o niobio. Es decir, deber ser de máxima calidad y pureza para evitar los posibles problemas que puede generar su colocación y el hecho de estar en contacto directo con los diferentes tejidos del cuerpo.

 

Importante: una higiene correcta

-          Los piercings se deben lavar de dos a tres veces al día con jabón neutro antibacteriano, suero fisiológico o con agua con            sal; ayudándose de un bastoncillo para eliminar bien la suciedad.

-          No aplicar ni alcohol ni agua oxigenada ni povidona yodada, sino una pomada cicatrizante.

-          Evitar el contacto con maquillajes y cremas corporales hasta que esté cicatrizado.

-          Si es en la cavidad bucal, hay que extremar la higiene oral de 4 a 6 semanas: cepillo nuevo, colutorio sin alcohol, no                     tomar comidas picantes, alcohol, fumar o chicles.

-          Si el piercing se ha realizado en los genitales, también hay que lavar la zona mínimo dos veces al día, secando con una              toalla desechable de papel. Hasta que cicatrice, las relaciones sexuales deben ser con preservativo. Es preferible no usar            pantalones apretados hasta que no cicatrice.