publicidad
los gimnasios los lugares preferidos para ligarnbsp

Deportes,

Los gimnasios, los lugares preferidos para ligar 

 [05 de septiembre de 2016 | No hay Comentarios ] Charo Sánchez Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Cuerpos musculados, un subidón de endorfinas, la simple cercanía o verse todos los días son algunos de los motivos por los que los gimnasios se convierten en los sitios donde se suele ligar. 

Charo Sánchez

Tras el verano, en el que muchos han pasado demasiado tiempo en la tumbona, hace falta ponerse a tono. Por ello, Happn ofrece algunos consejos para matar dos pájaros de un tiro. Correr y hacer deporte crea endorfinas en la sangre, una de las principales causas de que aumente la felicidad y el optimismo en el ser humano. Por ello, y aprovechando que septiembre es uno de los meses en los que más gente se apunta a los gimnasios, la aplicación de citas Happn traslada algunos consejos para alcanzar dos metas al mismo tiempo. 
 
Aprovecha las ventajas que te dan las dating apps: Acercarse a alguien mientras está haciendo esfuerzos con las pesas o sudando en la cinta quizás no es el momento más perfecto. Happn te da la oportunidad de volver a encontrar a esa persona, y contactar primeramente con ella en un momento más tranquilo vía app, para afrontar después el contacto directo con más confianza.
 
Sé regular en tus visitas al gimnasio: Tener una rutina tanto en los días como en los horarios de visita al gimnasio, así como en las tablas de ejercicios a realizar, favorece que cada día veas a las mismas personas, lo que favorece la confianza y el buen feeling. Muy difícil tiene que darse para que simplemente por el roce no empiecen a surgir las conversaciones, pero si por lo que sea no es así, siempre te valdrá esta regularidad para ubicar a la otra persona en la vida real cuando estéis hablando por Happn. El típico “soy el que te sujeta las pesas cuando haces las repeticiones…”
 
Conviértete en una persona cercana: ¿Cuántas veces vemos en los gimnasios a esa persona haciendo ejercicio con los cascos puestos y la música a tope o tan ensimismados en las pesas que da hasta miedo acercarse? No seas uno de ellos. Probablemente ir al gimnasio a perder peso o ganar musculatura es tu principal objetivo, pero nunca está mal atender esa petición de ayuda con un ejercicio, una postura o una máquina. Ser cercano y no despegarse del mundo que te rodea te abre a conocer gente de una forma sencilla y fluida.
 
No exageres: Hacer que se levanta más peso del que uno puede, contar de diez en diez las flexiones, ponerse camisetas de licra para aparentar y, en general, sobreactuar, no lleva a nada. La gran mayoría de las personas se dan cuenta de ello y genera rechazo más que admiración. Reconoce tus límites y sé natural, ve de forma confortable y sin estridencias. La confianza en uno mismo es muy atractiva, pero sin pasarse. 
 
Comparte conocimientos, pero nunca critiques: Intercambia consejos y pregunta todo lo que necesites –cómo utilizar una máquina, cómo hacer un ejercicio, dónde comprar batidos de proteínas, etc- porque inicia una relación de confianza y, además, es práctico, pero nunca critiques porque da una percepción negativa de ti.