publicidad
recuperarse de la resaca no es complicado

Cuerpo y Mente,

Recuperarse de la resaca no es complicado

 [15 de diciembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Cuando hablamos de resaca nos referimos a la producida por el consumo de alcohol, ya que es siempre el desencadenante. En la época en la que estamos y celebrando tantas fiestas, seguro que bebes más de lo habitual o, aunque no sea mucho, te sienta mal. La única manera de evitar su aparición es no probar el alcohol, pero si lo consumes, algunos consejos pueden ayudarte a superar el mal momento.

Carmen Reija

El tratamiento de la resaca depende de muchas variables, por lo que hay que atender a varios factores. Es más frecuente en las mujeres porque se deshidratan con mayor facilidad y con los años empeora en ambos sexos porque las reacciones metabólicas se van ralentizando. Muy preocupante es el repunte del consumo de alcohol entre adolescentes de corta edad y los problemas asociados a ello (ingresos hospitalarios, comas etílicos, etc.)

El alcohol se metaboliza en dos partes: la primera en el estómago (sienta mejor si tenemos comida en él) y la segunda en el hígado (donde se produce acetaldehído por acción de la alcoholdeshidrogenasa, tóxico para el organismo). Para eliminarlo del organismo es necesario el paso del tiempo (unas 24 horas).

No todas las bebidas producen los mismos efectos. Las que causan más resaca son las bebidas oscuras (tequila, vino tinto, ron negro o whisky) y menos las blancas (vino blanco, ginebra o vodka). Entre los síntomas más frecuentes se incluyen: vómitos, náuseas, mareos, dolor de cabeza, cansancio, etc. Aunque no resultan muy eficaces, puedes encontrar pastillas con cafeína, vitaminas, aspirina, etc., remedios utilizados para acelerar la recuperación.

Para evitar problemas, de manera preventiva se recomienda: intercalar el consumo de alcohol con el de agua para reducir la deshidratación, evitar consumir mezclas alcohólicas extrañas o procedentes de botellas de origen desconocido, beber con el estómago lleno y comer algo antes de acostarte tras haber tomado alcohol. Al día siguiente, para reducir los efectos de la resaca, se recomienda:

-Reducir la deshidratación causada por el alcohol. Una buena ducha, un baño en el mar o en la piscina, beber agua fresca o bebidas isotónicas son buenas medidas para rehidratarte.

-No beber alcohol al despertarte.

-Evitar comer grasa porque te estropeará más el estómago. -No tomar café por la mañana porque es diurético y favorece la pérdida de líquidos.

-Beber zumos de frutas naturales que aportan minerales y vitaminas. Muy recomendable el de lima o limón con agua.

-Dormir lo que te apetezca, aunque no descansarás porque el exceso de alcohol no te lo permitirá.

-Comer alimentos sanos. Verduras (alcachofa, escarola, endivia, lechuga, brécol, etc.) con fibra, vitaminas y minerales. Plátanos con potasio y antiácidos. Miel con fructosa y potasio. Leche para reducir las náuseas.

-Evitar la automedicación. Consulta a tu médico lo más adecuado para el dolor de cabeza o de estómago. No debes tomar paracetamol porque sobrecarga tu hígado, ni antiácidos sin control médico.

-Cuidado con los suplementos de vitaminas (normalmente del grupo B o la C) porque no tienen ningún efecto que haya sido demostrado.

-Proteger tu hígado y tu vesícula con una infusión. Cardo mariano, diente de león o menta pueden ser eficaces. Si te duele el estómago bebe infusiones de manzanilla, anís verde o melisa.