publicidad
iquestse te olvidan las cosas

Cuerpo y Mente,

¿Se te olvidan las cosas?

 [27 de diciembre de 2016 | No hay Comentarios ] Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Al hacernos mayores no solo aparecen canas y arrugas. También nuestros órganos pierden vitalidad y se presentan problemas asociados a ello. La diabetes, la hipertensión o las “pérdidas de memoria” son ejemplos claros de esta situación vital a la que todos estamos destinados a llegar. Resulta fundamental la prevención, pero tampoco podemos pensar que, una vez que aparecen, todo está perdido. Consulta a tu médico las posibilidades reales y sigue sus indicaciones.

Carmen Reija

El deterioro cognitivo leve se trataría de un proceso neurodegenerativo ligado al envejecimiento pero más acusado de lo que sería esperable en función de la edad del paciente. A pesar de que no se conoce un tratamiento o terapia concreta que resulte eficaz, de lo que sí se puede hablar es de la existencia de medidas que reduzcan al mínimo sus consecuencias y facilitar a quien lo sufre y a su entorno soluciones que les garanticen una cierta calidad de vida.

Es fundamental llevar una vida saludable para envejecer adecuadamente tanto física como mentalmente. Sería recomendable:

- Seguir una dieta mediterránea cuyos beneficios han sido demostrados. Sus efectos antioxidantes mejoran el funcionamiento cerebral. Es importante incluir en el menú diario frutas, verduras, aceite de oliva y pescados (ricos en omega 3 beneficiosos para la actividad neuronal y que reducen los riesgos cardiovasculares).

- Realizar los controles médicos habituales y adaptados a la edad y circunstancias personales. Debemos controlar los factores de riesgo ya que el envejecimiento incrementa la prevalencia de hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, etc.

- Consumir únicamente los fármacos pautados por el médico. Debe estar controlado por los familiares si el paciente no está en condiciones de hacerlo.

-Eliminar hábitos nocivos. El consumo de alcohol y tabaco está contraindicado.

-Realizar actividad física. Caminar al aire libre puede ser la mejor opción pero no debemos descartar ninguna. Practicar un ejercicio físico adaptado a la edad del individuo y a sus posibilidades mejorará también el estado mental. Muchos especialistas señalan la importancia de realizar ejercicios de coordinación que favorecen la mejoría a nivel muscular y mental. Además, una buena forma física evitará caídas y traumatismos.

-Estimular su socialización. Anímales a acudir a centros culturales, a viajar con gente de su edad, etc. Resulta imprescindible evitar su aislamiento. Mantener relaciones sociales saludables, leer el periódico, ver la televisión, mirar fotografías antiguas y comentar hechos del pasado, etc. es fundamental para evitar el aislamiento.

-Realizar “gimnasia mental” tanto en su propia casa (lectura, crucigramas, sopas de letras, etc.) como en centros terapéuticos donde los expertos organizan talleres especializados en los que los mayores ejercitan su mente para evitar la pérdida de memoria. Los ejercicios de estimulación cognitiva ayudarán a compensar la pérdida de memoria y facilitará la vida de los pacientes y sus familiares.

-Apoyar a los mayores desde la propia familia. El entorno es fundamental para mejorar su vida. Debemos evitar los reproches innecesarios y darles confianza sin eliminar sus funciones (cocinar, hacer compras, etc.)

-Hablar mucho con ellos. No es excusa que vives lejos o tienes mucho trabajo. El teléfono funciona a cualquier hora y es un sistema de comunicación perfecta para todos.

Aunque no existen fármacos que resuelvan el problema totalmente, algunos se han demostrado eficaces para retrasar la progresión de los síntomas y proteger del envejecimiento cognitivo y vascular. Cualquier tratamiento debe ser pautado por el médico, quedando totalmente excluida la automedicación.