publicidad
10 refugios maacutegicos y refrescantes para conocer la historia y cultura de mallorca

Viajes y Escapadas,

10 refugios mágicos y refrescantes para conocer la historia y cultura de Mallorca

 [30 de junio de 2017 | No hay Comentarios ] Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

La Agencia de Turismo de Islas Baleares propone disfrutar de la belleza de los parques y jardines mallorquines como una alternativa perfecta para mitigar el calor estival y descubrir enclaves únicos con toda la familia.

Un paseo por un jardín o una visita a un museo es siempre una buena alternativa para escapar del calor de los meses estivales, y conocer la historia y cultura de estos parajes de incalculable valor distribuidos a lo largo de la geografía mallorquina. Oasis perfectos para perderse y disfrutar del frescor que transmite la vegetación y el agua en lugares exóticos y de singular belleza.

La Agencia de Turismo de Islas Baleares propone una decena de refrescantes ideas alternativas al sol y a la playa, sin aglomeraciones y sin afectar al bolsillo. Pulmones verdes capaces de transmitir alivio, sosiego y un soplo de aire fresco contra las temperaturas estivales.

Jardines de Alf�bia (Bunyola)

La montaña de Alfabia en la Serra de Tramuntana surte de agua a estos curiosos jardines que poseen una serie de elementos renacentistas y barrocos de extraordinaria belleza. Ejemplo de ello es el aljibe cubierto por una bóveda de medio ca��n desde el que se puede contemplar este amplio espacio ajardinado, o la gran p�rgola con burlas de agua al m�s puro estilo renacentista que conduce a la huerta de naranjos. Tambi�n cuenta con una parte de dise�o m�s naturalista, creada en el siglo XIX, con un peque�o lago. Desde agosto de 2012, el tren de S�ller realiza una parada en estos Jardines dentro de su recorrido habitual, con previa reserva. Una de las mejores atracciones es disfrutar de sus extensiones con chorros que pulverizan agua, perfectas para mitigar el intenso calor de verano.

Jardines del Palacio de Marivent

Desde principios de mayo, los visitantes que lo deseen pueden acercarse a conocer este singular espacio hist�rico ubicado en la capital balear y, adem�s de recorrerlos a pie, detenerse para admirar las 12 esculturas de bronce del artista catal�n con ra�ces mallorquinas, Joan Mir�. Con esta apertura, Palma ofrece un atractivo hist�rico y cultural m�s para los visitantes que acudan a la ciudad en cualquier �poca del a�o. Los jardines p�blicos de Marivent ocupan una superficie total de 9.155 metros cuadrados y destacan por su valor bot�nico, cultural, hist�rico y simb�lico. El espacio constituye un ejemplo de jard�n mediterr�neo con un total de cuarenta especies vegetales diferentes, la mayor�a aut�ctonas. Un proyecto coordinado por la Conselleria de Presidencia del Govern de les Illes Balears.

Museo Balear de Ciencias Naturales y Jard�n Bot�nico de S�ller

Una casa de principios del siglo XX acoge en su interior el Museo Balear de Ciencias Naturales, dedicado al estudio de la naturaleza propia de las Islas Baleares. Adem�s de descubrir la flora y fauna t�picas de la zona, tambi�n se puede ver una colecci�n de plantas procedentes de otras islas del Mediterr�neo, as� como una muestra de curiosos f�siles hallados en las islas. Alrededor se sit�a un jard�n bot�nico con centenares de especies vegetales de Baleares y de las Islas Canarias.

Botanicactus en Ses Salines

Inaugurado en 1989, es un jard�n como pocos hay en el mundo, que combina esplendor y diversidad en un enclave id�neo por sus condiciones pluviom�tricas para albergar plantas tropicales. Cuenta con un n�cleo dedicado a los cactus, con ejemplares tra�dos de diversas partes del mundo que lucen en todo su auge, rodeado por una parte de una zona dedicada a las plantas aut�ctonas y por otra con plantas tropicales con un extenso lago y una magn�fica pradera de c�sped.

Real Cartuja en Valldemossa

Este conjunto monumental ha atra�do a lo largo de la historia a personajes ilustres de todo el mundo entre los que destacan Chopin y su compa�era George Sand y constituye uno de los principales una de las visitas preferidas de los turistas que llegan a la isla. La visita al conjunto comprende la iglesia, edificio de estilo neocl�sico decorado por grandes artistas y artesanos de la �poca; el Claustro, una de las partes m�s antiguas de las edificaciones actuales y la antigua farmacia de los cartujanos. Seguidamente, se puede visitar el jard�n y las habitaciones de la Celda Prioral, donde se conserva el legado hist�rico y art�stico de los cartujanos para ver c�mo viv�an los monjes. En las celdas se encuentran documentos y recuerdos de la estancia de Chopin y George Sand en Valldemossa, entre 1838 y 1839.

Finca de Raixa

Situada a los pies de la Serra de Tramuntana y con una superficie aproximada de 520.000 m2, es famosa especialmente por los jardines que rodean la casa y se extienden por la vertiente meridional de sa Muntanyeta. En la parte de abajo se halla el huerto, el jard�n "dels Tarongers", el jard�n "de la Galeria", con un surtidor central, y el jard�n "d�Entrada" con un peque�o estanque. Desde los caminos y miradores de la parte alta la visi�n de la casa y del paisaje constituye un espect�culo de gran belleza.

Torre Cega y Jardines March en Capdepera

La "Torre Cega" es una de las residencias m�s emblem�ticas de la familia March-Servera, hoy en d�a propiedad de la fundaci�n March. Don Joan March fue uno de los m�s famosos banqueros del siglo pasado y cre� la banca del mismo nombre. La esposa de Don Joan March, Leonor Servera, pasaba largas temporadas veraniegas en esta mansi�n, acompa�ada con su familia y de su hijo, Don Bartolom� March, a quien transmiti� su afici�n por la jardiner�a y el arte. �l contrat� a un gran paisajista ingl�s llamado Russel Page para reformar todo el jard�n. Hoy en d�a, los jardines de "Sa Torre Cega" deslumbran por su gran belleza natural y paisaj�stica y las grandes obras escult�ricas que hay expuestas en ellos.

Jard�n Bot�nico de Lluc en Escorca

El Jard�n Bot�nico de Lluc se inici� en 1956 como un espacio con plantas aut�ctonas reservado a la comunidad religiosa. Con los a�os se fue ampliando y se abri� al p�blico. Actualmente hay unas 200 variedades de plantas aut�ctonas, con la pretensi�n de mostrar les especies silvestres en un ambiente natural. Existe tambi�n una zona dedicada a las plantas arom�ticas y medicinales propias de Mallorca, una muestra con los �rboles frutales m�s antiguos de la isla y un �rea dedicada a la plantaci�n de �rboles y arbustos aut�ctonos de la Pen�nsula Ib�rica y de otros pa�ses llamada Arboretum.

Jardines Joan March en Pollen�a

Estos jardines ofrecen una muestra de la frondosa vegetaci�n aut�ctona, a la que acompa�an una torre g�tica medieval y una estatua al h�roe local Joan Mas. Los �rboles que forman parte de este jard�n bot�nico no s�lo ofrecen una agradable sombra donde descansar mientras se visita Pollen�a, sino que incluye algunos de los ejemplares t�picos de la extensa vegetaci�n mallorquina. As�, en este recinto pueden encontrar, entre otros ejemplares, varios acebuches (variedad silvestre del olivo), tejos (que pueden diferenciar por sus hojas puntiagudas en hileras), naranjos (uno de los �rboles frutales m�s presentes en la isla), algarrobos (de cuyos frutos oscuros y alargados se obtiene un suced�neo del chocolate llamado carob), palmitos (�nica especie de palmera europea) o los esbeltos cipreses, �rbol de especial significado en Pollen�a que figura en el escudo de la villa.

Museo Sa Bassa Blanca

Situado en un paraje natural a ocho minutos de Alc�dia y a unos 50 minutos del aeropuerto de Palma, este espacio se contituy� en 1993 de la mano de la Fundaci�n Jakiber, dirigida por el matrimonio de artistas y coleccionistas, Yannick Vu y Ben Jakober, y por el fil�ntropo Georges Coulon Karlweis. El museo cuenta con espacios interiores y exteriores como la sala de "Nins" del aljibe, el Jard�n de Rosas y el Parque de Esculturas que hacen tan caracter�stica a la Fundaci�n, que combina el disfrute del arte con la naturaleza y el aire libre.