publicidad
vacaciones escolares

Infancia y Adolescencia,

VACACIONES ESCOLARES

 [10 de junio de 2019 | No hay Comentarios ]Carmen Reija Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Ya estamos en junio. El tiempo pasa demasiado rápido. Hace poco empezó el curso y ya está acabando. Y, de nuevo, se plantea el problema de ¿qué hacemos con los niños? Parece increíble pero el final del curso escolar genera mucha ansiedad en las familias pues supone un gran cambio en la vida de todos los miembros que las componen. En muchos centros escolares ya se ha iniciado la reducción de jornada que anticipa el fin de las clases y que los niños estarán en casa todo el día. Esta situación supone un cambio radical para todos ya que los niños se encuentran con mucho tiempo libre y, normalmente, no saben qué hacer. Debemos animarlos a realizar actividades al aire libre que les ayuden a “quemar calorías” y establecer nuevas relaciones.

Carmen Reija

Los adultos (padres, madres, abuelos, etc.) se sienten desbordados por la falta de tiempo y la necesidad de mantenerles ocupados y entretenidos. Plantearse la continuidad escolar hasta que exista coincidencia en las vacaciones no es la mejor opción ya que los niños han trabajado durante el curso y ha llegado su momento de descansar y cambiar la rutina.

Son muchas las posibilidades que se plantean y deben ser seleccionadas pensando en sus capacidades y tus opciones porque no se pueden convertir en una sobrecarga para ti (ni vital, ni económica, etc.). Sería recomendable:

-Elegir actividades que les motiven para que se animen a realizarlas sin que se sientan obligados. Deberían ejecutarse en un horario adaptado a las necesidades familiares. Se organizan muchos "campamentos" que pueden resultar interesantes para su desarrollo físico e intelectual. Muchas entidades públicas organizan actividades gratuitas o con un coste muy bajo que resultan interesantes.

-Acudir a un campamento no puede ser considerado como un sacrificio. Los niños deben verlos como un premio, una recompensa tras todos los meses que han pasado en el colegio. Es fundamental que los enfoquen como una oportunidad para aprender cosas nuevas que no se aprenden en el colegio, para conocer a nuevos amigos y para que disfruten de sus merecidas vacaciones.

-Apagar la televisión, el ordenador y todo tipo de pantalla es fundamental para que desconecten de su rutina y aprendan a disfrutar de las actividades al aire libre. Pueden dedicarles un tiempo pautado por los adultos, pero no deben convertirse en su único ocio.

-Modificar ciertos hábitos que se han establecido a lo largo del curso escolar. Es el momento de cambiar los horarios y hacerlos más flexibles pero controlados. Es importante que descansen adecuadamente porque así se favorece su crecimiento y relajación.

-Prevenir la obesidad es una tarea importante que puedes iniciar aprovechando el fin de curso y el comienzo de unas largas vacaciones. Iniciar una nueva etapa introduciendo nuevos alimentos elaborados con recetas originales o reforzar lo que ya hacíais habitualmente es una manera perfecta de conseguirlo.

-Hacer ejercicio adaptado a su edad y sus gustos genera bienestar y apoya la prevención de la obesidad. Se recomienda una hora diaria de actividad física moderada: patinar, nadar, jugar al baloncesto, bailar, etc. Si les acompañas, también mejorará tu estado físico y aprovecharéis el momento para aumentar vuestra comunicación.