publicidad
tu hijo moja la cama estos son los errores que no debes cometer

Salud, Otros, Pequeños,

¿Tu hijo moja la cama? Estos son los errores que no debes cometer

 [12 de julio de 2019 | No hay Comentarios ] Facebook LinkedIn Twitter Hootsuite Email Addthis

Aproximadamente el 16% de los niños a los 5 años y el 10% a los 6 años mojan la cama

La enuresis, mojar la cama por las noches, supone para muchas familias un problema diario difícil de afrontar. Muchos padres no entienden por qué su hijo moja la cama cada noche y lo atribuyen a descuido, vaguería o falta de interés y optan por infligir un castigo, algo que, según los expertos, nunca es la solución. La emisión o pérdida incontrolable de orina durante el sueño, sin despertar, a una edad inapropiada –los expertos hablan de 5 años en adelante- y socialmente inaceptable, un mínimo de entre dos y cuatro noches al mes y durante al menos tres meses consecutivos, es lo que conocemos como enuresis.

Los niños pueden mojar la cama por diversas causas. La alteración del ritmo circadiano de la hormona antidiurética es la más frecuente, además de la sobreproducción nocturna de orina, la vejiga reducida o la incapacidad para despertar. Hay dos tipos de enuresis: la primaria, la que sufre el niño que siempre se ha hecho pis en la cama (supone el 90% de los casos y tiene siempre una causa médica de fondo, por lo que es fácil de diagnosticar y de tratar); la secundaria, niños que se dejan de hacer pis y comienzan a orinarse de nuevo (supone el 10% de los casos y normalmente su origen es psicológico). En el 90% de los casos existe un factor predisponente hereditario, lo que multiplica entre 5 y 7 veces más el riesgo de orinarse en el caso de niños con un progenitor enurético y aproximadamente 11 veces más si ambos lo fueron en su día. El 10% restante se debe a causas psicológicas.

En este sentido, el doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, jefe de Urología del Hospital Santa Cristina de Madrid y autor del libro "Por qué se orinan los niños en la cama", da una serie de recomendaciones para los niños que sufren enuresis. Entre otras destacan reducir la ingesta de líquido, sobre todo antes de acostarse; evitar las bebidas con cola; orinar siempre antes de acostarse; realizar entrenamiento vesical, procurando que el niño vacíe bien la vejiga en cada micción; motivar al niño para que deje de orinarse con calendarios miccionales u otros soportes que le hagan partícipe del problema; no castigar nunca al niño por mojar la cama, lo hace de manera involuntaria.

Además, apunta el experto que, ante la sospecha de enuresis, se debe acudir al médico para que diagnostique y dé una solución. Sobre todo, porque la enuresis tiene un grave impacto en la autoestima, el bienestar emocional, la actividad diurna del niño y su rendimiento escolar y social. Muchos no salen de casa, no acuden a campamentos de verano o colonias y no duermen fuera de casa por vergüenza, por eso es importante que, ante la mínima sospecha, se acuda al médico para que diagnostique y trate al niño si fuera necesario.