Los primeros 6 meses de alimentación de tu bebé

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
¡Siempre tiene hambre! O eso te parece cuando lo oyes llorar y, al acercarte, se calma. Es cierto que come mucho y a “todas horas”, pero no todos sus llantos se producen por eso. También les molestan las digestiones o, simplemente, llora porque quiere sentirte cerca.
 

Control de peso

Inicialmente suele perder peso, siendo normal que se reduzca hasta un 10% del inicial en los primeros días tras el nacimiento.

Después de esta primera etapa, de manera general, engordará unos 900 gr. y crecerá algo más de 3 cm. al mes durante los tres primeros meses.

Funcionamiento intestinal

Esa "caca" inicial, que suele expulsarse en las primeras 24 horas de vida, se llama meconio y es de color negro. A partir del tercer día, comienza a cambiar de color y textura en función de la alimentación que ingiera.

Mantén la zona bien limpia y cambia el pañal frecuentemente para evitar rozaduras y problemas de la piel asociados a la acidez de sus heces.

Los incómodos gases

Los gases son el caballo de batalla de estos primeros meses. Cuando acaba de comer, debes colocarlo en posición vertical y dar suaves golpecitos en su espalda hasta que expulse el aire.

Si está incómodo en cualquier momento, ponlo boca arriba y masajea la barriga hasta que salgan o hacia abajo unos minutos y vuelve a levantarlo.

Lactancia materna

Lo ideal es que el niño permanezca los 6 primeros meses con lactancia materna exclusiva. A partir de ese momento, aunque se continúe con ella, es necesario ir añadiendo nuevos alimentos siguiendo las pautas dadas por el pediatra.

Mi bebé toma biberón

Aunque la lactancia materna es estupenda como primera opción, no debes sentirte culpable si optas por darle el biberón.

Hay leches infantiles muy equilibradas y nutricionalmente completas; elígelas bien, así como la tetina, el biberón y el método de limpieza. Son leches formuladas especialmente para cada etapa del bebé y que cubren sus necesidades alimenticias.

Puedes encontrar un amplio surtido en diferentes locales comerciales. Tienen la ventaja de que se pueden adaptar a las peculiaridades del bebé (intolerancias, por ejemplo).

La alimentación complementaria

Se basa en dos tipos de alimentos que se introducen de manera secuencial:

-Alimentos de transición o intermedios (en forma de purés, alimentos triturados y semisólidos). Pertenecen a los principales grupos de alimentos y están adaptados para satisfacer las particulares necesidades del niño.

-Alimentos familiares. La alimentación complementaria debe estar basada en la dieta familiar si es variada y equilibrada, debiendo adecuarse a la capacidad de comer del niño.

Las pautas de introducción

Las pautas de introducción de cereales sin gluten, purés de verduras y papillas de frutas deben ser indicadas por el pediatra. A partir de los 4 meses suelen integrarse los cereales sin gluten, los zumos adaptados y algunas frutas y verduras.

¿Todo a la vez?

No. Debe ser gradual. Se va introduciendo la nueva alimentación de manera secuencial y sin apresurarse. Olvídate de las tablas "normales" para evitar la presión de que no se cumplan tus expectativas. Tu bebé acabará comiendo de todo, seguro.