Celebra tu San Valentín de forma segura en un hotel burbuja

Responsive image

by Merce Rey  
Imagínate por un momento poder dormir en una especie de iglú transparente, contemplar las estrellas desde una reconfortante cama y rodeada de plena naturaleza. Un espacio eficiente, acogedor, cálido y de diseño en el que poder disfrutar de una velada romántica en compañía de tu pareja, y sin salir de España. ¿Te atreves?
 

Ya falta menos para el 14 de febrero, y seguro que muchos enamorados ya están pensando cómo poder celebrar esta fecha tan señalada. A pesar de la situación en la que nos encontramos inmersos debido a la pandemia, con cierres perimetrales, toques de queda y demás restricciones, aún es posible organizar algún que otro plan para conmemorar este día de una forma especial, aunque sea una cena improvisada en casa u otro plan alternativo en el exterior. Seguro que sea como fuere, decidas lo que decidas valdrá la pena y os quedará un bonito recuerdo.

Lo importante es poder compartir este día con tu amado o amada, desconectar del día a día por unos momentos, en absoluto silencio, sin estrés y en la más absoluta intimidad, tan sólo vosotros y la naturaleza. Pero este tipo de experiencias no tienen por qué ser sólo para San Valentín, sino que pueden llevarse a cabo durante otras épocas: cumpleaños, aniversarios, lunas de miel, un fin de semana cualquiera, sin importar la estación o momento en el que te encuentres.

El firmamento a tus pies

Pero si de verdad quieres sorprender a tu pareja con una propuesta original, segura y emocionante, haz tu reserva en un hotel burbuja. En nuestro país existen varios distribuidos a lo largo y ancho de la geografía, los hay de diferentes tamaños, algunos hasta incluyen también el desayuno y están equipados con bañera e inodoro, minibar, u otros servicios como Wifi, aire acondicionado y calefacción, parking privado y jacuzzi en el exterior. A veces hasta hay complementos como albornoz, secador y zapatillas para que la estancia sea lo más confortable posible. Algunos de estos espacios son totalmente transparentes, otros tan sólo lo son a la mitad, aunque para garantizar la privacidad la cama trae incorporado un dosel. Para que puedas contemplar las estrellas de una forma más cercana cuentan con un telescopio astronómico en su interior. En ocasiones para que la experiencia sea todavía más íntima se encuentran en parcelas independientes.

Si estás residiendo en el exterior, no te preocupes porque seguro que hay un hospedaje similar a este cerca de donde vives.

Sin distracciones

Lo mejor de todo es que no necesitarás poner alarma ni despertador, puesto que te acostarás, nunca mejor dicho, con las estrellas, y te levantarás con los primeros rayos del sol entrando por tu habitación. La estancia se completa, en algunos hoteles iglú, con otras actividades como posibilidad de alquilar bicicletas para respirar aire fresco mientras te pierdes por sus parajes verdes, masajes, rutas de senderismo, servicio de comidas, entre otros.