3 recomendaciones para el tratamiento de la diabetes

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La diabetes es una enfermedad caracterizada por la existencia de hiperglucemia, es decir, un nivel alto de glucosa en la sangre. Es importante detectarla de manera precoz y tratarla correctamente antes de que su padecimiento desencadene ciertas patologías asociadas. Consulta a tu médico.
 

Cada vez son más los diagnósticos de diabetes realizados en los países del primer mundo. Las causas son múltiples pero el resultado final es siempre el mismo. El paciente diabético debe modificar sus hábitos y, en ocasiones, recibir tratamiento farmacológico.

Sería recomendable:

1-Cuidar tu dieta

Si eres diabético debes ser muy cuidadoso con tu dieta. Los alimentos y su elaboración dependerán del tipo de diabetes, la presencia de otras patologías, la actividad física desarrollada y otros factores concomitantes. Debe ser pautada por el especialista.

En la tipo 2, la actividad física regular y la dieta adecuada pueden ser suficientes para controlarla.

De manera general, se recomienda tomar alimentos de todos los grupos, controlar los hidratos de carbono, aumentar el consumo de pescado, repartir la comida en varias tomas y no abusar de la sal, los azúcares de absorción rápida (pasteles, etc.) ni de la grasa animal.

2-Hacer ejercicio

Es recomendable adaptar la actividad física a cada persona, pues bien realizada reduce los niveles de glucosa, favorece la pérdida de peso y mejora la sensibilidad a la insulina.

No deberías practicar ejercicio si tus niveles de insulina no están bien ajustados. Antes de empezar, es recomendable realizar un test rápido de control de glucosa para evitar sustos por una alteración inesperada de sus niveles durante la ejecución.

En la tipo 2 se considera parte del tratamiento y se hará 3-5 veces a la semana; en la tipo 1, no es parte del tratamiento y debe adaptarse a la pauta de insulina o alimentación para evitar la descompensación aguda de glucosa.

Se recomienda: hacerlo en grupo, usar calzado adecuado, mantener una hidratación adecuada y llevar caramelos o azúcar para evitar las hiploglucemias.

3-Tratamiento farmacológico

El tratamiento farmacológico también vendrá pautado por el médico y debes cumplir estrictamente sus órdenes. Se utilizan antidiabéticos orales (para las tipo 2 que no se controlan de otra manera) e insulina (para las tipo 1). Consulta todas tus dudas también a tu farmacéutico.

Al iniciar la medicación pueden presentarse hipo o hiperglucemias porque el organismo tiene que adaptarse al tratamiento.

La hipoglucemia (bajo nivel de glucosa en sangre) puede causar sudores, temblores, hambre, taquicardias, etc. y se puede controlar tomando un zumo, un vaso de leche con azúcar, etc.

La hiperglucemia (alto nivel de glucosa en sangre) puede pasar desapercibida o provocar más sed, ganas de orinar, etc. debe ser bien controlada (haciendo un análisis de la glucemia capilar) y reducirla siguiendo las pautas que te hayan dado.

En todo caso, conviene que acudas al médico para que determine lo más adecuado a cada situación.

Consulta todas tus dudas con el médico y sigue sus consejos en todos los ámbitos. El diagnóstico de diabetes no debe desanimarte. Si te sientes preocupado y necesitas ayuda, puedes acudir a las asociaciones de enfermos y familiares, donde encontrarás soluciones sencillas para tus problemas concretos.