2 propiedades de los arándanos interesantes para tu salud

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
Los especialistas en nutrición tienen muy presente el papel preventivo de estos frutos cuyos componentes naturales de origen vegetal resultan muy saludables. Se les atribuyen numerosas propiedades beneficiosas para el organismo. Añádelos a tu dieta, no te arrepentirás.
 

Los arándanos son bayas de color oscuro, azulado o rojizo debido a la presencia de antocianos, pigmentos que les confieren su color característico. Pertenecen a la familia de las ericáceas y el nombre científico del arándano común es Vaccinium myrtillus.

Puedes encontrar diferentes variedades en el mercado en cualquier momento, ya que su consumo se ha diversificado: rojo, rojo común, azul, etc. en función de su color y procedencia.

Entre sus propiedades destacaría que:

1.- Los expertos inciden en que los arándanos disminuyen la oxidación causada por los procesos del metabolismo que inducen el envejecimiento de las células. También consideran que, en las personas con problemas metabólicos (como diabetes, hipertensión y obesidad), este deterioro progresivo está más acentuado, por lo que conseguir un buen nivel de antioxidantes resulta especialmente relevante.

2.- Se ha comprobado que los arándanos, igual que otras bayas, eliminan la grasa corporal. Esta función es muy importante ya que, la grasa a la que nos referimos, favorece la aparición de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Recientes investigaciones señalan que los polifenoles presentes en los arándanos reducen la diferenciación de las células no especializadas en adipocitos (células grasas). Así se frenaría la formación de tejido graso. Esta capacidad de los polifenoles ya se conocía, pero todavía no se sabe exactamente cómo se produce, qué dosis son aconsejables o qué personas pueden beneficiarse en mayor medida.

Los polifenoles constituyen un grupo de sustancias en el que se encuentran también los flavonoides (presentes en casi todas las bayas y frutos rojos). Pueden ejercer una sinergia con otros compuestos, como la vitamina C (abundante en las naranjas) o los carotenos (presentes en las zanahorias), que también se consideran potentes antioxidantes.

Es muy fácil incluir arándanos en tu dieta. Puedes optar por su consumo directo o elaborar recetas muy sencillas en las que estos frutos resultan el ingrediente fundamental. Te proponemos:

-Batido de arándanos mezcla en una en batidora: 100 gr de fresas, 250 gr de arándanos, 250 ml de leche (entera, semidesnatada, desnatada, de almendra, o la que tú prefieras), un yogur natural y unas gotas de zumo de limón. Si necesitas endulzar tu batido, añade una cucharada de miel a la preparación. Evita el azúcar.

-Como cubierta de tartas y bizcochos. Prepara tu pastel preferido y decóralo con saludables arándanos colocándolos, simplemente, en la parte superior tras la cocción. Le darán un toque diferente al postre que todos agradecerán.

A pesar de todo, no debemos obsesionarnos con la ingesta de alimentos que se ponen de moda tras la aparición de estudios en los que se habla de sus beneficios. Seguir una dieta mediterránea, con un alto contenido en verduras y frutas frescas, garantiza un aporte adecuado de antioxidantes. Lo recomendable es apostar por una alimentación variada y con una elevada proporción de vegetales.