¿Puedo practicar ejercicio si tengo osteoporosis?

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La disminución en la cantidad de masa ósea y la alteración de la estructura normal del hueso que produce la osteoporosis, condiciona un aumento de la fragilidad y un mayor riesgo de fractura en quienes la padecen. Pero no es excusa para abandonar el ejercicio. Todo lo contrario.
 

Tengo osteoporosis

Si te han diagnosticado osteoporosis debes seguir las indicaciones de tu médico y mantener la calma. Seguro que conseguirás tener una calidad de vida adecuada si adoptas los hábitos saludables que él te señale.

No olvides hacer ejercicio

Es muy importante en este momento de tu vida. Incluso puede ser decisivo, aunque te cueste comprenderlo. Movilizar tu musculatura repercute beneficiosamente en la "calidad de tus huesos" y eso es lo que más necesitas ahora.

¿Cuál resulta más recomendable?

Sería recomendable evitar los que exijan demasiada fuerza o impacto, pero no se consideran totalmente contraindicados pues depende del estado real de cada uno. Evitar lesiones siguiendo pautas básicas de protección es fundamental.

Elige el que más te guste y no te lo tomes como una obligación. Caminar y nadar pueden resultar útiles y prácticos para ti. Lo mejor es combinar ejercicios aeróbicos (caminar, bailar) y anaeróbicos (abdominales).

Puedes decantarte por Pilates y yoga que te harán sentir muy bien y mejorarán tu elasticidad.

¿Es tan importante hacer ejercicio?

Sí. Además de sus beneficios a nivel físico (reducción de peso, agilidad y elasticidad, por ejemplo), a nivel psicológico te ayudará a liberar endorfinas que te harán sentir mejor a nivel de tu estado de ánimo.

Ventajas del ejercicio

Son muy numerosas, variadas e interesantes. Como ventajas de la práctica de ejercicio, destacaríamos:

-mantener un peso adecuado. Caminar diariamente 30 minutos a paso rápido puede ser suficiente para conseguirlo. Cualquier ejercicio que implique movimiento te ayudará a mantener tu peso en parámetros adecuados ¿o crees que es mejor estar tumbada en el sofá?

-frenar la osteoporosis. Se cree que incrementaría la masa muscular por medio del ejercicio adaptado y personalizado. Esta situación repercutiría en la osteoporosis y reduciría su avance. Se considera muy adecuado, por ejemplo, el movimiento de pedaleo.

-mejorar el aparato circulatorio y el corazón. Así se reducirán los riesgos asociados a las alteraciones cardiovasculares.

-dormir mejor. El ejercicio favorece la producción de ciertas sustancias como la melatonina que regula los ciclos sueño-vigilia.

-aumentar la capacidad pulmonar, lo que oxigena los órganos y mejora el aspecto de la piel.

-mejorar el estado de ánimo por la liberación de endorfinas que reducen la ansiedad, la depresión y el estrés. La liberación de compuestos asociados a estos trastornos es elevada con la práctica de ejercicio físico.

-mejorar la coordinación y aumentar la agilidad para prevenir las caídas. Muy importante mejorar este aspecto para evitar fracturas óseas.

Me da pereza

Seguro que sí. Y tienes razón. Es normal que no te apetezca hacerlo, especialmente si hace mucho que no te ejercitas.

Piensa en los beneficios que aporta la práctica habitual y convéncete de sus bondades. Seguro que la balanza se inclina a favor del ejercicio y te libras de esa pereza que te impide disfrutarlo.