Aumentan las tasas de depresión posparto a consecuencia de la pandemia

Responsive image

by María Robert 
Un estudio español ha observado que estas mujeres sufren peor estado de salud general, más tristeza, nerviosismo, incluso mayor índice de pérdida de sueño y de concentración
 

No es nada nuevo que, además de todos los problemas físicos achacados a la enfermedad y al encierro, una de las mayores afectadas por la pandemia ha sido la salud mental general. Pero también es cierto que hay grupos más vulnerables a sufrir depresión y ansiedad, como es el caso de las mujeres en el posparto.

Si en circunstancias normales una de cada siete mujeres sufre depresión tras dar a luz y la mitad de ellas empieza a presentar síntomas durante el embarazo, el efecto del confinamiento y el covid-19 en gestantes y puérperas ha sido demoledor. El verano pasado un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Alberta, en Canadá, alertó de que los casos de depresión posparto se están triplicando.

Nuevas evidencias

Un escenario que ahora ha vuelto a poner en evidencia un trabajo de investigadores españoles. En concreto, han sido profesionales del servicio de Obstetricia del Hospital Universitari i Politècnic La Fe quienes han publicado los resultados de un estudio sobre los posibles efectos adversos del confinamiento producido por la pandemia en mujeres embarazadas y durante el periodo inicial del puerperio.

Así, tras entrevistar a 754 mujeres embarazadas (301 respondieron en papel y 453 en línea) que estuvieron en un período de confinamiento de al menos un mes, aunque la media fue de 55 días, el equipo investigador ha determinado que en un 58,22% de los casos el cribado fue positivo.

En estas mujeres se observaron peor estado de salud general, más tristeza, nerviosismo, incluso mayor índice de pérdida de sueño y de concentración. El crecimiento de la aparición de síntomas de estos desórdenes psicológicos se debe a la ruptura de la rutina, estrictas medidas de aislamiento, la incertidumbre sobre la situación económico-social tras la endemia y la falta de apoyo e información que sienten las mujeres durante su embarazo.

Proyecto Gestacovid

El proyecto GESTACOVID, elaborado por el servicio de Obstetricia del Hospital Universitari i Politècnic La Fe, junto con profesionales del Centro de Investigación e Innovación en Bioingeniería de la Universitat Politècnica de València (UPV) y del departamento de Pediatría, Obstetricia y Ginecología de la Facultat de Medicina de la Universitat de València, ha sido publicado recientemente en The Journal of Maternal-Fetal and Neonatal Medicine. Se trata del primer estudio en gestantes valencianas y solo otro centro de Barcelona ha publicado uno similar sobre efectos psicológicos en gestantes españolas.

Las conclusiones del estudio se basan en las respuestas dadas por las 754 mujeres a 28 preguntas, las 16 primeras expresadas para obtener información contextual y las siguientes correspondientes para evaluar el impacto psicológico del confinamiento con el cuestionario general de salud (GHQ-12).

Grupo de riesgo

"El confinamiento conlleva cambios en las rutinas de la gente. La inadaptación a estos cambios puede generar emociones negativas como tensión, miedo, depresión o ansiedad. Además, las mujeres durante el embarazo ya experimentan cambios físicos, psíquicos y emocionales que les hacen susceptibles de padecer ansiedad o depresión, que pueden llegar a empeorar durante la pandemia", ha explicado Alfredo Perales, director del Área Clínica de la Mujer del Hospital La Fe.

Por tanto, lo que demuestra el estudio es que tanto las embarazadas como las puérperas deben considerarse un grupo de riesgo ante el posible desarrollo de trastornos de salud mental durante circunstancias de interrupción. El uso de una herramienta de cribado de salud mental podría ayudar a identificar un grupo de pacientes con mayor riesgo y a realizar un seguimiento cuidadoso para permitir un manejo adecuado, han señalado los coautores del trabajo.