Día del Libro, ¿por qué se celebra el 23 de abril?

Responsive image

by María Robert 
Los libros son más que simples trozos de papel con palabras. Son una puerta a otro mundo, real o ficticio
 

Algunas personas prefieren leer las biografías de las personas más influyentes de la historia, como Martin Luther King o Mahatma Ghandi. Otras prefieren las historias que les provocan escalofríos, desde novelas de terror como Frankenstein, de Mary Shelley, hasta las intrigas de grandes maestros del suspense como Agatha Christie o Edgar Allan Poe. Y también las hay que prefieren los grandes clásicos de la literatura, como Orgullo y prejuicio, El viejo y el mar, o el propio Don Quijote.

Independientemente de qué tipo de literatura tengas como favorita, la verdad indiscutible es que el mundo no sería el mismo sin los libros, cuyas páginas nos han estado educando e inspirando durante miles de años, por lo que no hace falta decir que el Día Internacional del Libro (o específicamente Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor) es una fiesta con mucho que celebrar.

Los libros son más que simples trozos de papel con palabras (o, en el caso de los libros digitales, un montón de píxeles en una pantalla). Son una puerta a otro mundo, ya sea uno lleno de ficción e imaginación o un mundo fáctico que te enseña cosas nuevas e increíbles. Así que este día va de celebrar el maravilloso poder de los libros y la felicidad que da sumergirse en ellos.

Origel del Día del Libro

El Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor es una conmemoración promovida para el disfrute de los libros y de la lectura. Cada 23 de abril, se suceden celebraciones en todo el mundo para dar a conocer el poder mágico de los libros, un nexo entre el pasado y el futuro, un puente entre generaciones y distintas culturas.

Proclamada por la Conferencia General de la Unesco en 1995, y celebrada desde 1988, esta fecha simbólica de la literatura universal coincide con la del fallecimiento de tres autores imprescindibles de la literatura: William Shakespeare, Miguel de Cervantes e Inca Garcilaso de la Vega. Este día, manifiesta la Unesco, rinde homenaje a los libros y a los autores y fomenta el acceso a la lectura para el mayor número posible de personas.

Además, al defender el libro y el derecho de autor, la cita quiere apoyar la creatividad, la diversidad y la igualdad de acceso al conocimiento, en particular a través de la Red de Ciudades Creativas de la Literatura de la Unesco, la promoción de la alfabetización, el aprendizaje móvil y el libre acceso a los contenidos científicos y los recursos educativos.

La lectura es más importante que nunca

En un momento en la que la mayoría de las escuelas de todo el mundo están cerradas y pocos planes podemos hacer fuera de casa, podemos usar el poder de la lectura para combatir el aislamiento, estrechar los vínculos, expandir nuestros horizontes, a la vez que estimulamos nuestras mentes y nuestra creatividad.

De hecho, durante la pandemia la lectura se ha convertido en una de las actividades preferidas para disfrutar del tiempo libre. Los libros, en papel o en digital, son un compañero más de viaje y una ventana al mundo que, de momento, no podemos explorar como nos gustaría.

De modo que, no solo durante abril, sino durante todo el año, es fundamental sacar tiempo para sumergirse en la lectura.