Lactancia y COVID-19. ¿Compatibles?

Responsive image


A raíz de la pandemia y la llegada de las vacunas, son muchas las madres que se preguntan si pueden ser vacunadar y seguir lactando. En este artículo intentaremos resolverte algunas dudas.
 

A finales de diciembre de 2020, la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME) recordó que la lactancia materna (LM) es la mejor opción de alimentación para el recién nacido y el lactante, por los beneficios que representa a corto y largo plazo tanto para el bebé como para su madre.

Ante la llegada de las primeras vacunas para la nueva enfermedad, la entidad refirió que, con excepción de la vacuna para la fiebre amarilla, las formas atenuadas e inactivadas son seguras para el lactante, con el beneficio añadido de que los anticuerpos de la madre transferidos en la leche también pueden tener valor de protección. Situación que los expertos consideran extensible a las vacunas de Covid-19, basadas en ARN mensajero (ARNm). Fundamentalmente porque no se trata de un fármaco que muestre capacidad infectiva o contenga microorganismos vivos, dado que en las otras vacunas precedentes no se observaron nunca componentes vacunales activos en leche materna.

En su compromiso de proveer de recomendaciones sobre vacunación Covid-19 a los ginecólogos sobre los grupos de riesgo o en condiciones especiales, el grupo de vacunación del consejo asesor de FACME observó también a finales del año pasado que la vacuna para el SARS-CoV-2 no ofrece contraindicación en ficha técnica por embarazo. Aunque la mujer gestante tiene mayor riesgo de gravedad en Covid-19, ingreso hospitalario o en UCI, requerimiento de ventilación mecánica y fallecimiento, en comparación con la población general.

Frente a esta situación, la vacuna no supone riesgo para la mujer o su feto porque el referido ARN mensajero se degrada pronto en el interior de la célula humana. Por lo que el acto vacunal se confirma como decisión personal de la madre, debidamente informada por el personal sanitario. No obstante, la recomendación es evitar el embarazo hasta un mes posterior a la administración de la segunda dosis, hasta que se disponga de mayor evidencia científica.

Las madres lactantes vacunadas con Pfizer transmiten anticuerpos a sus bebés

Los niños amamantados por mujeres inmunizadas con la vacuna de Pfizer, podrían estar protegidos contra la covid-19, según un estudio del hospital Sant Joan de Déu de Barcelona que ha concluido que la leche materna contiene anticuerpos específicos contra el SARS-CoV-2 (IgG).

Las participantes del estudio son profesionales sanitarias del mismo hospital que querían vacunarse sin abandonar la lactancia, por lo que el Parque Sanitario Sant Joan de Déu impulsó el estudio LacCOVID, publicado en medRixv.

"Estos resultados alientan a todas las mujeres lactantes que estén dando el pecho a vacunarse con las vacunas basadas en ARNm sin interrumpir el amamantamiento", han afirmado Erika Esteve y Vicens Díaz de Brito, médica adjunta y jefe del Servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Sant Boi (Barcelona) del Parque Sanitari Sant Joan de Déu, ambos coordinadores de este trabajo.