6 señales que indican que necesitas descansar

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
El cansancio acumulado genera problemas de salud de manera habitual. Su frecuencia es muy elevada pues casi todos necesitamos descansar más y mejor. Reducir nuestro ritmo de vida es el primer paso para lograr el equilibrio que necesitamos para vivir más y mejor.
 

Te proponemos que observes 6 señales que te avisan de que necesitas descansar:

1. Problemas de visión

La falta de descanso afecta a tu visión debido a que no parpadeamos correctamente y no los humectamos, lo que reduce la calidad de nuestra visión.

Es algo similar a lo que sucede cuando pasamos muchas horas delante de las pantallas de los dispositivos de uso habitual. Notamos nuestra vista cansada, una fatiga visual que podemos corregir si parpadeamos correctamente de manera consciente para humedecer el ojo y relajar la musculatura.

2. Reducción de la actividad sexual

La falta de deseo sexual se vincula a la falta de descanso. Puede ser una primera señal de que tu descanso no es el adecuado. El agotamiento reduce los niveles de testosterona en los hombres y aumenta los niveles de tensión arterial. Ambas circunstancias disminuyen el impulso sexual.

3. Aumento del apetito

El ritmo de sueño inadecuado incrementa tus ganas de comer. Quienes padecen ansiedad asociada al insomnio consumen una mayor cantidad de alimentos y presentan un aumento de la masa corporal. También la respuesta a la insulina y la aparición de diabetes se ve afectada por la falta de descanso.

4. Dificultad para resolver problemas y tomar decisiones

Si percibes que te cuesta más pensar con claridad, resolver problemas o tomar decisiones, es posible que tu descanso no resulte adecuado. El exceso de trabajo y el déficit de descanso reducen la capacidad cognitiva y la concentración. Además, descansar adecuadamente resulta fundamental para consolidar el aprendizaje y aumentar la productividad.

5. Fallos en la memoria

A nivel cerebral, en la fase REM del sueño, se procesa la información recibida durante el día y se consolida y almacena correctamente en forma de recuerdos. Si no disfrutamos de una correcta fase REM porque nuestro descanso no es el adecuado, nuestro cerebro se verá afectado a nivel funcional y no recordaremos lo vivido o aprendido.

Cuando la situación se prolonga en el tiempo, el problema se incrementa. Si percibes que te cuesta evocar los recuerdos plantéate la necesidad de dormir más y mejor.

6. Irritabilidad y depresión

Resulta muy frecuente notar que la falta de descanso nos provoca irritabilidad, mal humor, tristeza, etc. lo que puede desembocar en una depresión si la situación se prolonga en el tiempo. Descansar de manera adecuada y siguiendo pautas de sueño correctas puede revertir la situación.

Todas estas señales se relacionan con la falta de descanso y no deben pasar inadvertidas. Su combinación genera un círculo vicioso en el que el estrés juega un papel primordial. Actúa como causa y consecuencia. Si padecemos estrés no podemos dormir; si el sueño no resulta reparador, sufrimos estrés. En definitiva, necesitamos dormir el tiempo suficiente y con la profundidad adecuada para reducir este efecto nocivo que nos arrastra sin freno. En tus manos está conseguirlo o pedir ayuda a los profesionales sanitarios implicados.