5 ventajas físicas de la siesta

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La siesta presenta numerosas ventajas a nivel físico y psicológico para el organismo. En algunas patologías incluso la recomiendan los especialistas médicos. Su práctica adecuada se relaciona con un mayor bienestar físico y psicológico pero también tiene inconvenientes que deberías conocer.
 

Para poder disfrutar de las ventajas de la siesta es necesario realizarla en las mejores condiciones. Las recomendaciones pasan por elegir un lugar cómodo, una hora correcta y, sobre todo que no sea una siesta excesiva (lo recomendable es que dure media hora).

A nivel físico, las ventajas de la siesta se relacionan con:

1-El corazón pues reduce la tensión arterial, lo que la convierte en una opción adecuada para los hipertensos. También se ha relacionado con un mejor pronóstico y esperanza de vida en enfermos con cardiopatías, pues reduce la mortalidad coronaria y el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

2-El cerebro. Se considera que aumenta la concentración, la capacidad de reacción, la memoria, el aprendizaje y el rendimiento laboral. Un descanso intermedio favorece la recuperación a este nivel.

3-El aparato locomotor. Los enfermos con problemas reumatológicos conocen y describen los beneficios del reposo en una posición cómoda para mejorar los dolores de sus músculos. No debe ser excesiva para que resulte reconfortante.

4-Previene el bruxismo, la narcolepsia y otras patologías relacionadas con la falta de descanso nocturno. Quienes padecen estos problemas reconocen la bondad de esa "cabezadita" en la mitad del día.

5-El crecimiento de los niños, especialmente en los menores de 5 años. Durante la siesta recuperan la energía y "crecen" porque es durante el sueño cuando la hormona del crecimiento alcanza valores máximos.

La siesta también tiene algunas desventajas que debes conocer. Destacaría que:

-Las personas insomnes aumentarían sus problemas para dormir de noche adecuadamente con este sueño intermedio que supone la siesta. Esta situación de aumento del insomnio se produciría especialmente si ese descanso no se realiza en las condiciones adecuadas.

-A los que tienen problemas digestivos puede provocarles enlentecimiento de la digestión, formación de gases y problemas similares si incumplen las recomendaciones de realizarla media hora después de la comida, como mínimo.

-Los que trabajan a turnos (enfermeras, médicos, vigilantes nocturnos y en otros empleos similares) alteran continuamente su pauta sueño-vigilia. Esta situación favorece la aparición de episodios de insomnio y sensación de falta de descanso que la siesta no contribuye a mejorar.

Evitar las desventajas resulta sencillo si no perteneces a los grupos a los que este descanso intermedio les perjudica o la realizas en las condiciones más favorables. Así, si padeces algún tipo de problema relacionado con el insomnio, debes analizar si la siesta lo incrementa y consultar a tu médico si es adecuado que dediques ese rato a dormir.

A pesar de que se ha considerado de manera tradicional un hábito mediterráneo, se ha comprobado que está ampliamente extendida. Cada vez es más habitual en otros países como Alemania o Japón, donde ya existen salas especiales para dormir la siesta. Así que ¡no te sientas culpable por disfrutar de tu siesta!