¿Qué es el método curly?

Responsive image

by Sonia Baños
Seguramente, muchas de vosotros habréis oído mucho hablar de método curly, pero, ¿sabéis realmente qué es y para qué se utiliza? Hoy en esvivir.com te descubrimos este método para cuidar el cabello rizado y volver a enamorarte de él.
 

El método curly es una rutina para el cabello rizado que tiene como objetivo conseguir que se vea menos encrespado y consigamos hidratarlo y nutrirlo mucho más para sacar a la luz la verdadera belleza de nuestro cabello.

Con el uso de los productos de higiene, hidratación y definición habituales, el cabello tiende a resecarse debido a la presencia de sulfatos y siliconas que contienen estos productos. Cuanto más usamos este tipo de productos más descamamos nuestro cabello y ocultamos su belleza natural.

Los ingredientes prohibidos en el método curly son: parabenos, sulfatos y siliconas.

Cómo cuidar el cabello con el método Curly
El método curly tiene como objetivo conseguir unos rizos bonitos y voluminosos basándose en la hidratación y el respeto natural del cabello. Para ello, los expertos en este método proponen espaciar los lavados y nutrir bien el cabello utilizando productos lo más naturales posibles. Además, en el caso del cabello rizado, se aconseja no cepillarlo en seco y tratarlo cuando esté muy mojado.
Para empezar con el método curly, hay que tener, en primer lugar, mucha paciencia, ya que los cambios se van a ir viendo de forma paulatina (al menos, unas 3 semanas para ver los resultados).

El primer paso para empezar con el método curly es sustituir los champús habituales por productos low poo, es decir, productos sin sulfatos ni siliconas. También es recomendable sanear un poco el cabello y cortar puntas.

Pasos a seguir:
1. En el método curly, cuantos menos productos se utilicen mucho mejor. Lo ideal es lavarse el cabello 1 o 2 veces por semana. Utiliza productos ricos en sedas y aceites naturales para reducir el encrespamiento y restaurar la humedad. Una de las técnicas que propone el método curly es el co-washing, es decir, lavar de vez en cuando el cabello con un acondicionador en lugar de un champú, con ello, se reduce el encrespamiento y se mejora el volumen de los rizos.

2. El siguiente paso es hidratar el cabello. Para ello, nada mejor que utilizar mascarillas nutrientes y formuladas a base de ingredientes naturales como la glicerina, el aloe vera, la manteca de karité o aceites de coco, oliva, argán o jojoba. Las mascarillas suelen usarse semanalmente o cada 15 días.

3. Finalmente, toca definir. Para potenciar el rizo y definirlo puedes optar entre diferentes texturas y productos: geles, mousses, espumas, cremas de peinado. Lo importante es aplicar el producto con el cabello bien húmedo y distribuirlo de forma uniforme por todo el cabello. Podemos ayudarnos de un cepillo de púas anchas para desenredar y conseguir que el producto se esparza mejor. Si queremos más definición y textura, puedes ayudarte de un spray fijador.

Diccionario curly
El método curly ha puesto de moda algunas técnicas que, sin duda, van a cambiar tu manera de entender el cuidado del cabello rizado. ¿Quieres incorporar a tu diccionario los nuevos términos curly?

Big chop: Significa gran corte o lo que es lo mismo, cortar todo el cabello dañado y comenzar así desde 0 para conseguir un cabello natural y sano.

Co-wash: Usar acondicionador para lavar el cabello en vez de champú.

Crunch: Efecto que dejan algunos productos en los rizos que dejan el cabello duro y acartonado.

Fluffing: Técnica que consigue aumentar el volumen del cabello con un peine de púas anchas sobre el cabello seco.

No Poo: Quiere decir no usar champú en la rutina capilar.

Hair plopping: Método de secado que consiste en usar una toalla de microfibra para secar el cabello y disminuir así el encrespamiento.

Pulsing: Técnica que consiste en aplicar el producto de definición sobre el pelo empapado. Con esta técnica se consigue que los rizos se agrupen.