La guía definitiva para cepillarte bien los dientes

Responsive image

by Ángela Zorrilla
La salud bucodental depende de un conjunto de factores, pero hay uno que es imprescindible: la higiene. Es una de las principales formas de preservar la salud, tanto oral como del cuerpo en general.
 

Para asegurar que estás llevando a cabo una buena rutina de limpieza, es necesario saber si el cepillado de dientes es correcto y de calidad. Por esta razón, el Dr. Khaled Kasem, define cuáles son las claves y técnicas para cepillar los dientes como un experto.

1. Cepillar los dientes 3 veces al día - Lo ideal, es cepillar los dientes después de cada comida, por la mañana, después de comer y después de cenar, como máximo antes de una hora.
2. Cambio periódico del cepillo – El cepillo de dientes tendría que cambiarse máximo cada 3 meses ya que después de este período de uso regular, un cepillo es menos efectivo para eliminar la placa de los dientes y de las encías por tener los filamentos en mal estado, en comparación con un cepillo nuevo. Importante: si se ha estado enfermo, cambiarlo una vez recuperado.
3. Usar hilo dental – Ayuda a limpiar esas zonas con las que es más difícil llegar con el cepillo.
4. No compartir el cepillo – Al hacerlo se comparte algo más que el cepillo, ya que también se están pasando las bacterias, hecho que puede causar enfermedades periodontales.
5. Usar enjuague – Permite limpiar en profundidad y a dejar un aliento fresco. Además, los profesionales de Impress aconsejan usarlo antes del cepillado para eliminar las bacterias y reducir los microorganismos que luego terminarán en las cerdas del cepillo.
6. Movimientos cortos – La mejor manera es moviendo el cepillo adelante y atrás suavemente y con movimientos cortos que cubran toda la superficie exterior de los dientes como la interior.
7. Limpieza del cepillo – Los expertos aconsejan hacerlo para eliminar las bacterias que se quedan en las cerdas del cepillo y puedan llegar a otras partes.
8. No olvidarse de la lengua - Cepillarla ayuda a prevenir que muchas bacterias se acumulen en las papilas gustativas y desde donde se acaban colocando en la superficie de los dientes.