¿En qué consiste la desregulación emocional?

Responsive image

by Estefanía Grijota
La desregulación emocional es un trastorno que consiste en un mal manejo de las emociones, lo que puede provocar problemas en las relaciones y en tu vida en general ¿En qué consiste exactamente y cómo solventarlo?
 

La desregulación emocional se refiere a una mala capacidad para manejar las respuestas emocionales o para mantenerlas dentro de un rango aceptable de reacciones emocionales típicas. Esto puede referirse a una amplia gama de emociones que incluyen tristeza, ira, irritabilidad y frustración.

Mientras que la desregulación emocional se suele asociar sobre todo a los niños, lo cierto es que también se da con frecuencia en adultos. Una persona que padece esta desregulación le lleva, a menudo, a problemas en sus relaciones interpersonales, y a problemas con el rendimiento laboral.

Causas de la desregulación emocional

Pero ¿Por qué algunas personas no tienen problemas para permanecer tranquilas, frías y recogidas, mientras que otras se desmoronan en la primera instancia de que algo va mal en su vida? Una de las razones, quizás, la más extendida por estar demostrado científicamente, es que detrás suele ser un trauma psicológico temprano resultante del abuso o negligencia por parte de alguno de los cuidadores en la infancia, o de los dos.

Además, un padre que padece desregulación emocional también tendrá dificultades para enseñar a su hijo cómo regular las emociones. Dado que los niños no nacen naturalmente con habilidades de afrontamiento de regulación emocional, tener un padre que no puede hacerlo, pone a un niño en riesgo de desregulación emocional.

Síntomas

En general, la desregulación emocional implica tener emociones que son demasiado intensas en comparación con la situación que las desencadenó. Esto puede significar no poder calmarse, evitar emociones difíciles o centrar la atención solo en lo negativo. La mayoría de las personas con desregulación emocional también se comportan de manera impulsiva cuando sus emociones (miedo, tristeza o ira) están fuera de control.

Normalmente se trata de no saber controlar ciertas situaciones y exagerar las reacciones y los comportamientos. Por ejemplo, si tu pareja cancela un plan y tú reaccionas con ira y terminas llorando, o bien, en el mostrador del banco no pueden hacerte una gestión y reaccionas con furia y hasta arremetes contra la persona que te atendió, incluso, con violencia verbal etc...

Acudir a terapia

En estos casos se trata de una mala gestión del autocontrol y la impulsividad. Y, aunque, obviamente, hay muchos niveles y casos, la opción más viable es acudir a terapia en primera instancia, mediante lo que se denomina terapia dialéctica conductual. Una terapia fue desarrollada originalmente por Marsha Linehan en la década de 1980 para tratar a las personas que experimentan este tipo de desregulaciones.

En general, este tipo de terapia consiste en mejorar la atención plena, validar tus emociones y practicar hábitos saludables. También enseña las habilidades necesarias para regular sus emociones, tal y como se explica en el estudio publicado en Frontiers sobre las técnias para la regulación de las emociones A través de DBT, aprendes a enfocarte en el momento presente, cómo tomar conciencia de tus pensamientos, sentimientos y comportamientos, y cómo lidiar con las situaciones estresantes.