3 mecanismos asociados a la psoriasis y su tratamiento

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La psoriasis es un proceso inflamatorio crónico de la piel que genera en quien la padece una reducción de la calidad de vida y de su bienestar personal. No aceptan la situación y se sienten incómodos cuando se producen los brotes. Un estilo de vida saludable basado en la reducción de estrés, una dieta adecuada y el contacto con la naturaleza mejoran la psoriasis.
 

La psoriasis es un proceso inflamatorio crónico de la piel caracterizado por la presencia de erupciones rojizas delimitadas, normalmente cubiertas de escamas plateadas superpuestas o con induraciones debidas a la diferenciación y proliferación acelerada de las células de la epidermis.

Su prevalencia es amplia. Se presenta en el 2% de la población mundial, siendo más habitual en personas de raza blanca. La edad de presentación más habitual sería entre los 20 y 30 años y entre los 50 y 60.

Se localiza en diferentes zonas del cuerpo. Lo más frecuente es en zonas donde se producen roces de repetición, parte exterior de las extremidades (muñecas, codos, rodillas y tobillos), en el cuero cabelludo y en las uñas. Aproximadamente el 10% de los pacientes tienen las articulaciones afectadas, lo que conformaría la artritis psoriásica.

Las causas de la psoriasis son múltiples. Se han descrito factores genéticos, familiares y ambientales, pero no se contagia entre personas.

Entre los factores desencadenantes destacarían las infecciones, los traumatismos físicos, el estrés, las agresiones sobre la piel, la hipocalcemia y el consumo de algunos fármacos.

En relación al embarazo, las indicaciones no son absolutas, pues la mitad de las mujeres con psoriasis mejoran durante el embarazo y la otra mitad mejoran.

Existen mecanismos que regulan su aparición. Destacarían:

1-Quienes padecen psoriasis experimentan estrés por la enfermedad, pues provoca efectos emocionales, sociales y físicos sobre la calidad de vida. Además, los factores emocionales como el estrés, inician e incrementan la psoriasis. El mecanismo se relaciona con que el estrés psicológico modificaría la tolerancia a las agresiones físicas o prolongaría el tiempo de recuperación.

Reducir el estrés mejora la psoriasis y reduce los brotes asociados. Consulta a un psicólogo si consideras que es necesario porque no eres capaz de controlar tu nivel de estrés.

2-La mala absorción de las proteínas a nivel intestinal provoca la formación de aminoácidos tóxicos, llamados poliaminas cuya presencia en nivel elevado empeora la psoriasis. Las enzimas que mejoran la digestión disminuyen las poliaminas y reducen los síntomas de la psoriasis.

3-Las presencia de toxinas intestinales como las producidas por algunas levaduras nocivas, empeoran la psoriasis. El ayuno, las dietas sin gluten y la reducción del consumo de alcohol reducen la presencia de estas toxinas y mejoran la psoriasis.

La presencia de cualquier síntoma debe ser consultado de inmediato al médico. El diagnóstico precoz ayuda a la recuperación, pues la aplicación del tratamiento será más rápida y eficaz.

Recurrir a la automedicación o emplear compuestos inadecuados que solo alivian los síntomas pero que producen efectos secundarios, resulta inadecuado. No existe un tratamiento milagro que elimine la psoriasis pero se ha demostrado que disfrutar de un estilo de vida saludable y el contacto con la naturaleza mejoran los síntomas asociados a la psoriasis en la mayoría de los pacientes.