¿Cómo la luna afecta a los océanos?

Responsive image

by Estefanía Grijota
La atracción gravitacional de la Luna sobre la Tierra, combinada con otras fuerzas tangenciales, causa las protuberancias oceánicas que crean mareas. Sí, así afecta la luna a los océanos
 

Nos encontramos en plena recta final del verano, exactamente el 21 de septiembre. Pero no queremos despedirnos sin antes hablar de un fenómeno muy antiguo que seguro ya conocías, o quizás no; y es el del enorme y enigmático poder que tiene la luna llena o algunos ciclos lunares sobre los mares y el océano.

Caminas a lo largo de una playa, y de repente, ves un montón de conchas marinas, madera a la deriva, algas, brea y el agua está turbia, hay marejada y está ligeramente sucia ¡mira a la luna! verás la causa principal de la oleada y el retroceso de los océanos de nuestras costas. Por muy distante que parezca la Luna, su atracción gravitacional sobre la Tierra juega un papel muy importante en la formación de mareas.

Así lo explica la NASA

La institución espacial NASA explica este fenómeno. Cuando veas que la marea entra o sale, lo que realmente estás viendo es un ciclo de pequeños cambios en la distribución de los océanos de nuestro planeta. A medida que la gravedad de la Luna tira de la Tierra, cambia la masa de la Tierra, distorsionando su forma tan ligeramente en la de una balón de fútbol, alargada en el ecuador y acortada en los polos. Este efecto en la Tierra sólida puede ser detectado por instrumentos científicos, pero podemos observar los mismos cambios en los océanos de la Tierra con solo visitar la playa.

Puede parecer extraño que el océano sobresalga en el lado más alejado de la Luna, así como en el lado más cercano a ella. Esto sucede porque la gravedad de la Luna afecta a toda la Tierra, tirando de cada punto de nuestro planeta. El tirón más fuerte ocurre en los puntos más cercanos a la Luna, y el más débil en los puntos más lejanos, pero cada pedacito de agua se ve afectado.

Animation with spinning circles

¿Puedes predecir fácilmente las mareas siguiendo el camino de la Luna? ¡La verdad es que no! En primer lugar, debido a que la Luna está orbitando en la misma dirección en la que gira la Tierra, toma tiempo adicional para que cualquier punto de nuestro planeta gire y termine exactamente debajo de la Luna. Esto significa que las protuberancias de la marea alta nunca están alineadas directamente con la Luna, sino un poco detrás de ella.

Además, la Tierra no es una esfera perfecta y lisa. Las mareas que realmente vemos en nuestras costas se ven afectadas por todo, desde la forma de los continentes de la Tierra hasta el viento y las tormentas. En conclusión, las mareas suben al pasar por las protuberancias, y caen al pasar por los puntos bajos. Como hemos dicho, la tierra no es una esfera lisa, por lo que las mareas también se ven afectadas por la presencia de continentes, la forma de la Tierra, la profundidad del océano en diferentes lugares y más. El momento y las alturas de la marea cerca de nosotros se verán afectados por esos elementos adicionales.