Trucos para hacer un buen cambio de armario

Responsive image

by Mirian Díaz
Hacer un cambio de armario adecuado no es tan complicado como crees, basta con adquirir una actitud positiva y tomar nota de estos consejos
 

Cada vez que cambiamos de estación, toca hacer el cambio de ropa en el armario, una tarea que siempre nos descoloca por completo. Aunque nos guste la moda y nuestra ropa, a veces resulta una actividad tan tediosa que no sabemos por dónde empezar.

El cambio del clima en España es una nueva oportunidad para lucir un estupendo cambio de vestuario, y precisamente es en eso en lo que tienes que pensar a la hora de ordenar tu armario. ¿Qué trucos nos ayudarán a hacerlo de la mejor manera posible?

Una buena limpieza de armario

Si quieres hacer un buen cambio de armario, lo primero que debes hacer es sacar toda la ropa que hay dentro y limpiarlo bien, incluyendo cajones y puertas. El interior de los armarios suele coger mucho polvo y ácaros, así que pasa un paño húmedo con jabón neutro por toda la superficie y después sécalo bien con un trapo seco y limpio.

Tras la llegada del invierno, toca despedirse de las prendas algo más livianas y sacar los jerséis, botas y abrigos. Al final, la tarea no resulta tan aburrida. Todo depende de la actitud que pongas. Pon música y el temido cambio de armario se volverá incluso divertido.

Escoge el día más acertado para hacerlo

Antes de empezar a limpiar, sacar las prendas que ya no te vayas a poner hasta la próxima temporada e incorporar las nuevas, piensa cuál es el día más adecuado. Recuerda que debe ser un día en el que estés libre y dispongas de tiempo suficiente para hacerlo sin prisas. Normalmente tardamos varias horas y, dado que ahora anochece antes, es preferible hacerlo por la mañana.

Sacar todas las prendas

Ahora ha llegado el momento de revisar todas las prendas de la temporada anterior y hacer dos grupos con ellas. Por un lado estará la ropa que deseas conservar y, por el otro, la que ya no quieres y vas a donar, dar o vender.

Pon en orden tu ropa

Desde aquí te aconsejamos que vayas clasificando la ropa por categorías y que la ordenes según sean camisetas, vestidos, pantalones o abrigos. También puedes ordenar cada categoría siguiendo un orden en cuanto a colores se refiere. Sea como sea, utiliza los cajones, baldas y perchas sabiamente de forma que puedas acceder a tus prendas de forma sencilla, evitando al mismo tiempo que se arruguen.

Cómo guardar la ropa de la anterior temporada

Una vez tengas claro la ropa que deseas conservar hasta la próxima temporada, toca guardarla. Una opción es emplear cajas de tela o similar que cuenten con alguna pequeña abertura para facilitar su ventilación. Lo ideal consiste en colocar las cajas en el altillo del armario, debajo de la cama o en el trastero, aunque no olvides utilizar antipolillas para prevenir e incluir etiquetas para saber qué has metido en cada caja e incluso bolsitas de lavanda o similar para que cojan un olor agradable.