¿Sabías que una de las causas del bruxismo era el estrés?

Responsive image

by Merce Rey  
Se corresponde con un movimiento involuntario en el que las personas que lo padecen aprietan la mandíbula y rechinan los dientes mientras están durmiendo. Esta dolencia se ha incrementado desde el inicio de la pandemia debido al estrés generado por el coronavirus.
 

Los pacientes no son conscientes de que sufren este trastorno cuando se van a dormir. Sin embargo, pueden levantarse con dolores de cabeza, de cuello y de mandíbula en el momento de despertarse. Durante este hábito involuntario los dientes superiores están contacto con los inferiores al apretarse unos contra otros y al deslizarlos hacia delante y hacia atrás. Esto provoca un desgaste en las piezas dentales. Las personas que duermen con ellos escucharán ese rechinar continuado.

La gran mayoría de la población en edad adulta (70%) sufre este problema, tal y como exponen desde la Sociedad Española de Disfunción Craneomendibular y Dolor Orofacial (SEDCYDO), y los expertos han percibido un aumento de casos tras la pandemia. Según indicó Óscar Castro Reino, presidente del Consejo General de Dentistas, "la ansiedad y el estrés, provocados por el miedo a la Covid-19, hacen que muchas personas aprieten y rechinen los dientes de forma inconsciente, lo que puede llegar a provocar daños importantes en su dentición". Pero, ¿qué lo provoca realmente? No se sabe muy bien a ciencia cierta lo que lo produce. Aunque estar sometido a situaciones de estrés y ansiedad no ayuda, así como tampoco las malas posturas durante el sueño, una incorrecta alineación de los dientes, estar en tensión o una mala alimentación pueden tener que ver.

¿Qué se puede hacer para aliviar el dolor?

Lo importante es que si tienes sospechas de que padeces bruxismo es que acudas al dentista para que él te pueda asesorar mejor y para poder atajar el problema cuanto antes. Existe la férula de descarga, que se caracteriza por ser una pieza de color transparente que va encajada en la parte superior de los dientes impidiendo que estos se aprieten y ayudando a que la mandíbula y los músculos estén relajados. Estos aparatos se hacen a medida en función de las necesidades del paciente. También se aconseja practicar deporte o llevar a cabo actividades durante el día que nos relajen, ya sea pasear, escuchar música, ir al cine, etc. Coger un hábito de sueño, procurando levantarse y acostarse a la misma hora. Una forma de relajar los músculos y reducir el dolor es acudir al fisioterapeuta. Este especialista realizará una serie de ejercicios y masajes para que puedas liberar tensiones en la zona. En el canal NOPAIN Fisioterapia y Rehabilitación ponen algunos ejemplos para aliviar este dolor. Estos están focalizados en unas zonas concretas, como puede ser el cuello, la mandíbula, la parte posterior de esta, los músculos frontales, entre otros.


FOTO PRINCIPAL.: Foto de Andrea Piacquadio en Pexels.