Condimentar la comida tiene grandes beneficios para la salud

Responsive image

by María Robert 
La ciencia acaba de descubrir otra gran propiedad: es una forma sencilla de ayudar a mejorar su salud cardíaca
 

Desde hace milenios las especias y condimentos se usan en la cocina por sus numerosas propiedades conservantes, terapéuticas, aromatizantes y, sobre todo, por el sabor que aportan a los platos. Sin embargo, un estudio publicado recientemente en el ´American Journal of Clinical Nutrition´ acaba de dar con otro gran beneficio: es una forma sencilla de ayudar a mejorar la salud cardíaca. Concretamente, condimentar los alimentos con 6,5 gramos (o unas 1,3 cucharaditas) de hierbas y especias al día estaba relacionado con una menor presión arterial al cabo de cuatro semanas.

"Añadir hierbas y especias a la comida es una gran manera de agregar sabor sin necesidad de sodio, azúcar o grasas saturadas adicionales. Y, si vas un paso más allá y añades estos condimentos a alimentos que son realmente buenos para ti, como las frutas y las verduras, puedes obtener potencialmente aún más beneficios para la salud al consumir ese producto extra", apuntan las autoras.

Las enfermedades cardiometabólicas, como las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y la diabetes de tipo 2, siguen siendo una de las principales causas de muerte, y una de las formas con las que los profesionales de la salud pretenden mejorar la salud del corazón es controlando y mejorando la presión arterial. Una forma de hacerlo es limitar el consumo de sodio, normalmente añadiendo menos sal a las comidas.

Un descubrimiento inesperado

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 71 personas con factores de riesgo de enfermedad cardíaca. Cada participante consumió una de las dietas de especias (una baja, una moderada y una alta en hierbas y especias) en un orden aleatorio durante cuatro semanas cada una, con un descanso de dos semanas entre cada período de dieta. Se tomaron muestras de sangre de cada participante al principio del estudio y después de cada período de dieta. Las dietas de dosis baja, media y alta incluían aproximadamente 0,5 gramos, 3,2 gramos y 6,5 gramos de hierbas y especias, respectivamente, al día.

Además, las dosis incluían una mezcla de 24 hierbas y especias diferentes, que iban desde la albahaca y el tomillo hasta la canela y la cúrcuma, diseñadas para simular el modo en que las personas utilizan diferentes hierbas y especias a lo largo del día mientras cocinan.

Los investigadores descubrieron que, tras consumir la dieta que incluía una dosis alta de hierbas y especias, los participantes tenían una presión arterial sistólica más baja después de la dieta con una dosis alta de hierbas y especias respecto a las de dosis bajas y medias.

Unos resultados especialmente interesantes porque las dietas del estudio no estaban diseñadas para ser específicamente saludables para el corazón, y solo se diferenciaban de una dieta media por la cantidad de hierbas y especias añadidas.