Errores al limpiar que entorpecen tu trabajo

Responsive image

by Sonia Baños
A la hora de limpiar nuestro hogar cometemos algunos errores que hacen que gastemos más producto del que debemos y perdamos más tiempo. Hoy en esvivir.com te contamos cuáles son estos errores para que puedas subsanarlos sin problema.
 

¿Sabes que hay errores que cometes al limpiar que hacen que pierdas tiempo y que, incluso, gastes más producto del necesario? En el momento en el que tomes conciencia de que los haces te darás cuenta de lo que pueden llegar a entorpecer tus tareas diarias. Además, si sus subsanas tu bolsillo lo agradecerá.

  1. No elegir bien los productos para limpiar tu hogar: No es recomendable usar un producto para cada superficie, pero lo es menos utilizar el mismo para todo. Evita, en general, los más agresivos y utilízalos solo en ocasiones extremas. Las superficies delicadas sí que necesitaran de algún producto menos agresivo y específico.

  2. No mezcles limpiadores: Este error está muy relacionado con el anterior. No debes usar a la vez un desengrasante y un desinfectante, además de no ser todo lo efectivo que debieran, pueden llegar a ser muy tóxicos si los mezclas.

  3. Evita rebajarlos con agua caliente: De hecho, no deberías añadirles nada de agua a los limpiadores en general, sin embargo, si en algún momento, deseas diluirlos un poco, siempre tienes que hacer con agua fría para que no se generen vapores tóxicos.

  4. Seca siempre las superficies: Dejar que cristales, mamparas o baldosas se sequen solas es un gran error a la hora de conseguir un acabado perfecto. Lo ideal es, una vez hayas pasado el trapo mojado con el producto correspondiente, secar con un trapo seco.

  5. No apliques el producto directamente sobre la superficie: Si aplicas el producto sobre un trapo conseguirás dos cosas. Por un lado, no dejar manchas por exceso de producto y, por otro, ahorrarás producto.

  6. Evita cambiar los productos limpiadores de envase: Si lo haces puedes confundirte de producto y utilizar un producto inadecuado para determinadas superficies. Si lo haces, no te olvides de etiquetarlos y usar para ello envases nuevos.

  7. Sigue un orden coherente a la hora de limpiar: A la hora de limpiar cualquier estancia es importante que sigas un orden para tener claro qué tienes listo en cada momento. Lo ideal es hacerlo de arriba a abajo, ya que la suciedad de los muebles más altos caerán al suelo y podrás limpiarlo al final.

  8. No uses siempre el plumero: El plumero es un utensilio muy práctico si sabes utilizarlo. De hecho, deberíamos usarlo en ocasiones determinadas y solo para limpiar superficies altas donde no llegamos fácilmente. Lo ideal para limpiar el polvo es usar un trapo humedecido para evitar que las partículas de polvo se dispersen por la habitación.

  9. Aspira en lugar de barrer: Con la escoba ocurre prácticamente lo mismo que con el plumero. Está bien usarla de forma esporádica, pero lo ideal para eliminar suciedad, impurezas y polvo es el aspirador. El aspirador nos permite realizar una limpieza más a fondo y, en cambio, la escoba disemina la suciedad por la habitación.