Claves para entender la salud psicológica del hombre Vs mujer

Responsive image

by Estefanía Grijota
¿Qué temas de salud y bienestar preocupan más a los hombres y cómo afrontan el cuidado de su salud física y mental? Los datos apuntan a que los hombres representan el 20% de las consultas de atención psicológica frente al 80% de las realizadas por mujeres
 

En la medida en se afianzan y toman importancia campañas de concienciación sobre prevención y salud masculina como las que activa cada año Movember Foundation el mundo laboral no puede ser ajeno a ello. No en vano, el trabajo y todo lo que lo rodea puede ser un foco muy potente de posibles disfunciones en el bienestar psicológico de cualquier persona, también de los hombres. Por tanto, el ámbito laboral también puede ser un espacio muy interesante para revertir eso y ser una fuente si no de bienestar, al menos sí de ausencia de añadidos nocivos.

Como se apunta desde este informe de ifeel sobre salud masculina, es cierto que las empresas no tienen mucho margen de acción sobre la aparición de cáncer de próstata o testículo en sus empleados -aunque no está de más que les recuerden la importancia que tiene un diagnóstico precoz para detectar a tiempo estas enfermedades a través de las acciones corporativas que realicen. Sin embargo, existen muchas posibilidades para que las entidades puedan intervenir para facilitar el bienestar psicológico de sus empleados.

Los problemas de salud mental no son un signo de debilidad

Para Rafael San Román, psicólogo en ifeel: "Muchos hombres tienden a consultar a nuestro equipo de psicólogos expertos cuando ya su malestar está en el límite o el problema ya está teniendo consecuencias en su entorno laboral o familiar más cercano. La formación o educación emocional incluye saber que tener problemas de salud mental no es un signo de debilidad ni una grieta en la masculinidad, sino un indicador de humanidad".

A veces, revisando las consultas de los psicólogos, o los espacios donde se reúnen diferentes grupos de ayuda mutua, surge la pregunta: "¿pero dónde están los hombres?

Sin embargo, eso es una visión parcial y cada vez va habiendo un mayor equilibrio. Es difícil explicar por qué en general a los hombres les cuesta tanto hablar de ellos. Afortunadamente eso va cambiando, como va cambiando la mirada sobre lo masculino.

Si nos fijamos bien, en realidad los hombres sí hablan de ellos mismos, hablan entre ellos, y se prestan apoyo. Otra cosa es la manera en que lo hacen: generalizando mucho, muestran una mayor tendencia a racionalizar los problemas que las mujeres, de manera que "hablan de" sus emociones más que "expresan abiertamente" sus emociones.

La salud entendida como algo físico pero no tanto mental

Para que los hombres cuiden de su salud deben estar bien instruidos sobre aspectos que se refieren a ello: cómo se previenen ciertos problemas, qué se debe hacer para tener buena salud, qué problemas de salud son más frecuentes en cada edad, a qué hay que prestar atención de manera proactiva mediante revisiones, qué servicios o recursos existen para cada problema de salud. Y dentro de esto prestar atención a los mensajes que nos manda el cuerpo y lo que nos pueden contar nuestras emociones.

Cuidarse es tener hábitos de vida saludables

Tener una actividad física suficiente, comer bien, no fumar o beber en exceso, prevenir los riesgos para la salud que tienen un trabajo altamente estresante o poder superar el pudor que nos puede dar consultar a un especialista como un urólogo o un psicólogo por nuestro propio bien.