4 formas de sanar a tu niña interior

Responsive image

by Estefanía Grijota
La frase que dice: "Baila como si nadie te estuviera mirando" toca la fibra sensible de mucha gente. Esa libertad que sientes cuando estás perdida en una actividad tan alegre que te hace perder la noción del tiempo como bailar, cantar, pintar, correr... es tu niña interior actuando libre ¡Y ese sentimiento es muy poderoso!
 

¿Cuándo fue la última vez que saltaste en un trampolín o te tiraste por una pista blanda en un parque acuático? Nuestra niña interior representa los sentimientos viscerales, desde los más dolorosos y desafiantes hasta los más felices, creativos y alegres.

Mereces tener esa energía en tu vida, ¡y no deberías tener que abandonarla solo porque has crecido o te has hecho "un poco mayor". Cuando nos sentimos integradas con nuestro alegre niña interior, nos permitimos ser nosotras mismas. Y en realidad, no hay nada más poderoso que eso, así que desde esVivir os contamos cuatro formas por las que puedes recuperarlas y recuperar su poder:

1. Conéctate con la alegría infantil que siempre es parte de ti

¿Qué sientes cuando te tiras por un tobogán?¿Cuando saltas a la comba? Pues esa sensación de alegría que te inunda es una parte libre y feliz de tu niña interior. Y al ponerte en contacto con ella, de alguna forma, integras de nuevo partes de ti misma que habías tirado hacia a las sombras, pero que en realidad tienen mucho poder.

2. Permite y acepta toda la gama de tus sentimientos

Nuestros sentimientos no desaparecen sin más cuando los evitamos. Permanecen latentes, dándonos una sensación incesante de que algo anda mal. Si puedes centrar a tu adulta interior trayendo autocompasión y teniendo empatía por todos tus sentimientos, los integras y haces que tu niña interior se sienta escuchada, te sentirás más poderosa, serás más consciente de tus emociones, las transitarás y no las evitarás, sino que te harán y te harás más fuerte.

3. Convierte a tu crítica interior en tu aliada

Tu crítica interna podría estar imitando a un profesor o cuidador que tuviste mientras crecías con la intención de prepararte para "la vida". O podría ser que parte de tu niña interior esté aterrorizada de cometer errores, y por eso son duros contigo en un esfuerzo por hacerte "perfecta". Pero no, no se trata de eso.

Puedes comenzar a descubrir cuál es la motivación hablando con esa parte de ti misma. Una vez que te sientas segura, te dará información vital sobre tus objetivos y temores que de otro modo permanecerían ocultos en la autocrítica. La información es poder, y ese es tu poder.

4. Usa la autocompasión para combatir el autosabotaje

En algún momento, todos nos decimos a nosotros mismos que vamos a hacer una cosa y luego hacemos lo contrario. Tal vez, en lugar de trabajar en ese proyecto creativo, te despistas y procrastinas. Fíjate cómo una parte de ti quiere lograr la meta y otra prefiere la paz y no hacerlo. Es probable que su niña interior tenga muchas razones para ello, y por eso necesita autocompasión para que hable.

Existen un sinfín de libros que hablan de este tema, pero a grandes rasgos ser amable contigo misma, ponerte la mano en el corazón hace que se active la oxitocina. Esto hace que aumenten los sentimientos de confianza, calma, seguridad, generosidad y conexión y, además, facilita la capacidad de sentir calidez y compasión por nosotras mismas. Dirige eso hacia tu niña interior que está en cruce de propósitos con tu meta. Conversa con ellos para averiguar qué te ha mantenido atascada.

Foto principal, por George W. Gardner.