¿Qué dice de tu personalidad el color de tu melena?

Responsive image

by Ángela Zorrilla
Cada temporada trae nuevas tendencias en hairstyle, que sugieren cambios de cortes y color de pelo para estar a la última. Aunque, hablando sobre la tonalidad del cabello, a la hora de escoger un nuevo look, no se puede pensar solo en modas.
 

Blow Dry Bar, el nuevo concepto neoyorquino de salón de belleza, te revela todo lo que el color de la melena dice de la personalidad.

Negro

Una melena negra intensa transmite seguridad, seriedad, responsabilidad y cierta profundidad. Para lucir perfecto, sedoso y brillante, el pelo oscuro necesita mucho cuidado, lo que indica que son mujeres que valoran el autocuidado y bienestar, y por lo general, también el de sus seres queridos. Además, esta tonalidad aporta un toque de misterio y elegancia y resalta la mirada y las facciones del rostro.

Pelirrojo

Este color es poder, pasión, impulso, seducción y sensualidad. Es un color para una mujer revolucionaria, creativa y que quiere un cambio radical y llamativo. Denota vitalidad y fuerza, y es la seña de identidad de personas apasionadas y que marcan la diferencia. Aunque, por supuesto, existen tantas intensidades de rojo como personalidades; rojo anaranjado para mujeres más tímidas y reservadas, intenso para las más expansivas… Es un color que necesita constancia y perseverancia para su mantenimiento perfecto.

Rubio

Es uno de los tonos favoritos por las mujeres, y lejos estereotipos, muestra seguridad, accesibilidad, personalidad extrovertida, sensualidad, diversión y frescura. Es un tono que ayuda a disimular las facciones y otorga un aspecto más joven y desenfadado a quien lo lleva; además, da una ilusión de más volumen al cabello y es la mejor opción para disimular las canas.

Castaño

Este color de pelo transmite fortaleza, tranquilidad y creatividad si es natural, mientras que si es teñido desprende misterio y sofisticación. Las mujeres castañas suelen considerarse más responsables, serias y trabajadoras, proyectan tranquilidad y atracción. Es una tonalidad perfecta para disimular las facciones y, si lo combinas con toques más rubios, tendrás éxito asegurado.