Bebidas y pastillas de laboratorio, ¿nuestro alimento del futuro?

Responsive image

by Mirian Díaz
Algunos fabricantes fabrican bebidas en laboratorios que podrían servir como sustitutos de la comida sólida, pero ¿realmente sería beneficioso?
 

¿Alguna vez te has preguntado qué comeremos en el futuro? La gente empezó a hablar sobre insectos porque al parecer tienen muchos nutrientes, aunque a muchos de nosotros no nos seduce demasiado la idea. También el cine de ciencia ficción nos habló sobre la posibilidad de alimentarlos con cápsulas que contenían todo cuanto necesitaba el organismo, como es el caso del filme Metrópolis, de Fritz Lang.

Mucho se ha hablado acerca de este tema, si la comida futurista consistirá en elementos creados en laboratorios con los que no tendremos que cocinar ni sentarnos en la mesa para disfrutar de una buena comida. ¿Podría ser posible alimentarnos como lo haría un robot, el cual necesita recargar su batería?

Pues bien, algunos laboratorios están trabajando ya en ello. Al parecer se dedican a elaborar esa comida que perfectamente podría formar parte del futuro en forma de cápsulas y batidos cuya composición nutricional bastaría para dejarnos satisfechos. Nada de comida sólida en casa ni fuera de ella, pero ¿hasta qué punto es cierto?

Marcas dedicadas a la creación de bebidas sustitutivas

Maná Dring es una comida en forma líquida que se ha gestado en un laboratorio. La idea que quieren transmitir al consumidor es el de una bebida nutricional, especialmente diseñada para adaptarse a la ajetreada vida del siglo XXI. Esta bebida ya ha irrumpido en el mercado y se encuentra a la venta en numerosos países.

Cada botella incluye 330 mililitros de producto, que tal y como indica su fabricante Heaven Labs, cubriría un 20% de las necesidades diarias que nuestro cuerpo necesita. Aunque esté hecha en un laboratorio, ha sido creada a partir de componentes naturales como fibra de avena, aceite de coco y algas marinas. Este botella contiene unas 400 calorías, lo que significa que podría sustituir cualquiera de nuestras comidas.

No se trata de algo nuevo porque la compañía empezó a trabajar con la Agencia Espacial Europea para desarrollar comidas para los astronautas. De esa forma podían hacer sus viajes fuera de nuestro planeta sin preocuparse por cocinar. De cualquier forma, desde la compañía aseguran que esta bebida cuenta con una fórmula más sofisticada que el resto de competidores.

Joylent, por ejemplo, es otra marca de batidos que lleva unos años elaborando alternativas como sustitutos de la comida sólida. No muchas personas están dispuestas a dejar de lado la comida tradicional, aunque un periodista de nombre Javier Lacort decidió acceder a esta nueva vía de alimentación porque sus hábitos no eran muy saludables. Dado que apenas tenía tiempo para cocinar, se dedicaba a comer comida basura.

Tal y como reveló a algunos medios como La Vanguardia, después de ingerir agua y los productos Joylent durante 4 semanas, se hizo unos análisis de sangre que demostraron que se encontraba bien de salud, incluso presentaba unas analíticas mejores que antes. Sin embargo, comer forma parte de uno de nuestros principales placeres a los que resulta difícil renunciar. De hecho, este periodista dejó de tomar estos batidos cada día para volver a la comida tradicional, consumiéndolos sólo de vez en cuando.

¿Qué dicen los expertos?

Este tipo de alimentación nutricional ya existe para alimentar a aquellas personas que no pueden comer de forma normal por diferentes problemas de salud. En realidad, estas compañías intentan lanzar sus productos a través de un mecanismo de marketing basado en la alimentación que llevaban los astronautas hace algunos años.

Sin embargo, no existen evidencias científicas al respecto y no se ha comprobado cómo sería alimentarse con estos batidos durante un tiempo prolongado. Los fabricantes, por su parte, aseguran que se han hecho pruebas con voluntarios, cuyos resultados han sido aprobados por nutricionistas.

Sin embargo, ¿qué hay de la masticación? Si dejamos de masticar, esto podría acarrear algunos problemas de salud como el dejar de tener sensación de saciedad. En este sentido, algunos especialistas aseguran que el ser humano debe hacer funcionar su boca para que el organismo pueda digerir y absorber los nutrientes que requiere.

Otra cosa diferente sería utilizar este tipo de elementos como complemento para obtener todos los nutrientes que necesitamos o incluso pastillas elaboradas con ingredientes naturales para dar energía, aumentar el nivel de concentración o reducir el nivel de estrés o ansiedad.