6 razones para vacunarse de tosferina

Responsive image

by Carmen Reija. Farmacéutica y divulgadora sanitaria
La inmunidad colectiva o comunitaria contra la tosferina protege a la mayoría de las personas lo mismo que sucede con otras enfermedades infectocontagiosas. Cuando un número suficiente de personas de una comunidad es inmune a una enfermedad infecciosa, por medio de la vacunación o por haberla contraído antes, la transmisión de persona a persona es menos probable.
 

Las vacunas son la herramienta más eficaz que poseemos para protegernos contra la tosferina. Es importante que todas las personas se vacunen contra la tosferina para protegerse a sí mismos y a los demás.

Los expertos sanitarios no confían solamente en la inmunidad colectiva para proteger a las personas contra la tosferina debido a que:

1-La tosferina se transmite muy fácilmente. La vacuna puede prevenir su padecimiento. Antes de que las vacunas estuvieran disponibles, muchos niños enfermaban y morían a causa de esta infección.

2-La protección de la vacuna disminuye con el tiempo. Las vacunas contra la tosferina son eficaces. Normalmente ofrecen un buen nivel de protección los 2 primeros años tras la vacunación, pero esa protección va disminuyendo con el tiempo. Los expertos lo denominan "inmunidad debilitada". La infección natural es posible que solo proteja durante unos años.

En general, las vacunas de la tosferina presentan una eficacia del 80 al 90 %. En los niños que reciben las 5 dosis de la vacuna a tiempo, la eficacia es muy alta el primer año tras recibir la quinta dosis, pero disminuye levemente cada año posterior. Se considera que están parcialmente protegidos, lo que les protege de padecer una enfermedad grave. Estar al día con las vacunas recomendadas es la mejor manera de protegerse y proteger a sus seres queridos.

3-Si contrae la tosferina tras ser vacunado se reducen las probabilidades de presentar una infección grave. Normalmente, la tos no durará tantos días y los accesos de tos, el sonido de respiración forzada y los vómitos tras los accesos de tos no serán tan frecuentes. Los niños vacunados que contraen tosferina presentan menos apneas, cianosis y vómitos.

3-Algunas vacunas contra la tosferina no previenen la colonización o la propagación de la bacteria. Cuando se trata de inmunidad debilitada, se cree que las vacunas acelulares no protegen tanto tiempo como la vacuna con la célula completa, pero causan menores efectos secundarios.

4- A pesar de que hayas tenido tosferina sigues precisando la vacuna de refuerzo contra esta enfermedad porque, enfermar de tosferina o vacunarse contra ella, no protegen de por vida. Es posible contraerla y transmitírsela a los demás.

5-Los niños que no han recibido la vacuna tienen una probabilidad 8 veces mayor de contraer la tosferina que aquellos que recibieron las 5 dosis recomendadas.

6-Se suele culpar a personas que vienen de otros países por los brotes de tosferina, aunque no es así. Los brotes se producen por diversas causas, incluida la entrada de personas de otros países. Siempre existe la posibilidad de que una enfermedad infecciosa llegue a tu comunidad a pesar de que en todos los países se vacune a la población contra la tosferina.